Archivo de la categoría: Eurielec

Pioneros de la Inteligencia Artificial: Revista TRAMA


Quiero darle las gracias de nuevo a mi amigo José María Jimenez-Shaw, compañero de Teleco de Madrid que conservaba 2 ejemplares de la revista TRAMA que dirigí en 1987. Me los dio hace varios años y yo tenía la idea de publicarlos en el Blog, pero uno se lía y va dejando cosas para más adelante. Procrastinar, creo que lo llaman.

No sé qué hice con el número 0, pero aquí está el número 1.

Yo tenía algo de experiencia dirigiendo revistas escolares, como la que dirigí en Irabia (instituto de Pamplona) durante varios años, los primeros en los que se implementó el BUP (Bachillerato Unificado Polivalente). Aquella se llamaba Aura.

Yo era muy activo en los clubs de Teleco: Eurielec, el Club de Radio, el de IEEE,… Y muy interesado en impulsar temas de innovación. En aquel momento la Inteligencia Artificial ya era muy prometedora.

A lo largo de los años, las tecnologías que se etiquetaban como «Inteligencia Artificial» iban cambiando añadiendo nuevas disciplinas y dejando atrás otras, pero el interés en desarrollar herramientas nunca ha cesado.

Y, una vez más, tengo la sensación de que éramos pioneros, que sembramos las primeras semillas, y caímos abatidos por las flechas de los indios, y que algún tiempo después llegaron los colonos a recolectar la cosecha.

Microordenadores de 8 bit, 25 años atrás.


Veo en Que Pumas un recuerdo nostálgico para aquellos primeros micros de 8 bits. Es un recuerdo cariñoso al ZX Spectrum, al Commodore y al Amstrad.

Yo tuve por aquella época un Dragon 32, un Dragon 64, un ZX81, un Oric 1 y un Oric Atmos. No me gustaba el Spectrum, pero todo el mundo tenía uno. Por eso cuando salió el PC de IBM (o más bien, cuando salieron los clónicos) decidí incorporarme a la masa y comprarme uno, aunque me gustaban más el Atari ST y el Commodore Amiga.

Hubiera querido tener un Jupiter ACE, porque yo era un forofo del Forth (aun de vez en cuando miro el google para saber si el Forth sigue vivo) y también me gustaba el Sinclair QL (salvo por la mala prensa de su microdrive).

Me gustaban más los micros tipo 6502, 6809 y 68000 (o la versión 68008) en vez de los 8080, 8085 y Z80. Cuando apareció el PC prefería el 8086 al 8088, y cuando llegó el AT, el 80286. El 80386 ya permitía gestionar memoria virtual y es la base de los micros actuales que permitió desarrollar el Windows, así que creo que fui uno de los primeros usuarios de Windows/286 y Windows 3.0 . Y eso que, en aquella época el GEM (de Digital Research) tenía mucha mejor pinta.

Hay que reconocer que la variedad era inmensa: existieron chismes como el Orange, las variantes de MSX, que con su Z80 llegaron incluso a instalar CP/M. Estaba el BBC Micro de Acorn, muy exitoso en el Reino Unido, junto con el Acorn Atom y el Acorn Electron. Varios Commodore: el veterano PET, el VIC 20 el Commodores 64 y 128. Distintas máquinas con CP/M como las de Amstrad CPC 464, 664 y 6128. El veterano Altair 8800 con su bus S100.

En Eurielec, el club de alumnos de Teleco en el que empecé a conocer a otros frikis (yo venía a Madrid desde Pamplona con la sensación de ser un «bicho raro», y tener inclinaciones por la electrónica y las telecomunicaciones que no tenía ningún otro vecino) había un AIM-65 con chip 6502 de Rockwell. Sus puntos fuertes eran la impresora térmica de 40 columnas y un teclado con teclas «de verdad». Su punto débil, un display alfanumérico de una linea con desplazamiento, para poder editar. Había colas para poder usarlo, hasta que llegó el Apple II, que tenía juegos como el Lemonade o el Asteroids.

Gracias al Apple II se liberó el AIM-65 y yo pude desarrollar mis primeros programas de telegrafía (en Basic), que se llegaron a publicar en la revista de la URE (la Unión de Radioaficionados Españoles).

Es lo que tiene el verano y tener tiempo para ordenar estanterías. Descubres trastos y recuerdos…