Archivo de la categoría: Blockchain

Qué significa “fiat”, “ask”, “bid”, “offer”, y “buy” en contextos de negociación con bitcoin y otras cibermonedas.


Los contextos de compra y venta de criptomedas se han desarrollado primeramente en inglés, adoptando términos de “trading” procedentes de la tradición de negociación de activos y materias primas convencionales, y, en particular, de los mercados Forex, de compra y venta de divisas.

Para quienes comienzan a jugar con (y a invertir en) criptodivisas, algunos términos pueden resultar confusos.

Por ello, este artículo pretende aclarar algunos de estos conceptos.

  • FIAT. En los contextos de ciberdivias, se denomina dinero tipo “FIAT” (del latín ‘hágase’) a las monedas de curso legal. A este tipo de manedas se les denomina también “dinero fiduciario”. Aunque las monedas de curso legal estaban en su momento respaldadas por metales nobles, o fabricadas con ese tipo de metales, esto cambió. La referencia de los billetes a su valor en oro dió lugar a la denominación “patrón oro”, que desde los Acuerdos de Bretton Woods, se refirió al dólar estadounidense adoptado como divisa internacional, bajo la condición de que la Reserva Federal (el banco central de Estados Unidos) sostuviera el citado patrón oro. Pero a partir de 1971 (con el  “Nixon Shock“), quiebra el modelo, por lo que el valor del dólar pasa a sostenerse exclusivamente en la confianza que le dan sus poseedores.
  • ASK. Oferta. Venta. El precio que pide el vendedor en moneda FIAT (por ejemplo dólares) por una unidad de criptodivisa (por ejemplo bitcoins). En los exchanges, y sitios de compra de ciberdivisa, es el precio de venta de la moneda digital cuando la adquiere un usuario. Depende del volumen de venta gestionado y de la disponibilidad de la moneda. A mayor demanda, más alto el precio. Cuando se muestran varios precios, el mayor de ellos suele ser el de venta. Para el cálculo se tiene en cuenta el cruce de operaciones (de quienes compran y quienes venden), y se utiliza el último valor de una transacción confirmada. En el cruce de operaciones, el valor de la transacción puede ser mayor que el precio ASK si el comprador ofrecía una mejor valoración para el vendedor. Si un precio ASK es excesivamente alto, no se cerrarán transacciones ya que los compradores ofertarán por debajo de ese precio.
  • BID. Demanda. Compra. El precio que un comprador está dispuesto a pagar en moneda FIAT (por ejemplo euros) por una unidad de criptodivisa (por ejemplo ethers), En el caso de los Exchanges, el valor en dinero de curso legal, que se obtiene al cambiar cibermonedas. Cuando se muestran varios precios, el menor de ellos suele ser el de compra. Cuando la demanda aumenta, generalmente el BID también aumenta, lo que significa que el BID también está vinculado al volumen diario de negociación. Bitcoin puede comprarse, y generalmente se compra, por debajo del BID, pero nunca por encima. La diferencia entre el precio ASK y el precio BID se denomina Spread y es la ganancia que obtiene el broker por cada transacción (al margen de comisiones).
  • OFFER. El mayor de los precios de BID en un exchange. La latencia exitente en la confirmación de transacciones, propia de la lentitud con la que operan las operacione con bitcoin suele ser a causa entre los valores de OFFER y BID. Al precio OFFER hay que añadirle el coste de comisiones del exchange y las propias de la criptomoneda.
  • BUY. El precio al que finalmente se ha realizado la operación. Es un precio BID que coincide con la OFERTA OFFER

Veámoslo con un ejemplo.

Dos personas van a negociar la compra de un chupachups.

El precio por el cual el vendedor está dispuesto a vender el chupachups es el precio ASK. El precio por el cual el comprador está dispuesto a comprar el chupachups es el precio BID. Como no hay movimiento en el precio del chupachups, el precio OFFER y el precio ASK es el mismo. Si el comprador y el vendedor acuerdan el precio de OFFER, el comprador compra el chupachups con ese precio, el precio BUY. Si no se cierra el trato, el vendedor y el comprador negociarán un nuevo precio de OFFER.

La diferencia entre precio de venta y precio de compra en las criptomonedas

El factor determinante de las diferencias que aplican los exchanges entre precio de compra y precio de venta es la volatilidad: el valor de un bitcoin puede variar a lo largo del tiempo de forma enorme e imprevisible. Cualquiera que acepte Bitcoin a cambio de bienes o servicios debe considerar si convertirán los bitcoins que reciben en algo de valor tangible.

La necesidad de tener cobertura por la posibilidad de una caída en el precio cuando el comprador necesite vender forma parte de la estrategia de fijación de precios para un proveedor que acepte bitcoins.

Existen servicios de intercambio (los exchanges) que asumen esta carga. Con una cuenta, las bitcoins enviadas a un vendedor de bienes o servicios se transfieren inmediatamente al exchangey se convierten en efectivo como moneda fiduciaria en la cuenta del vendedor. En este caso, el servicio de intercambio asume el riesgo. Para esto, suelen reservarse un porcentaje para compensar su exposición financiera. Determinar cuánto cobrar y cómo cubrir su propio riesgo es probablemente un desafío matemático de primera magnitud para el servicio de intercambio. El vendedor de los bienes o servicios pasa por el riesgo de variación del precio de bitcoin DESPUÉS de su venta. ¿Qué hay de los momentos nteriores? Establecer el precio publicitado de un bien o servicio en bitcoin crea el riesgo de que cuando se produce la transacción real, la tasa de cambio para bitcoin sea bastante diferente de cuando se eligió el precio.

 

Curso Experto Legal en Blockchain, Smart Contracts, ICOs y DAOs


Agradezco a Blockchain España su invitación para participar en los cursos de Experto Legal en Blockchain, Smart Contracts, ICOs y DAOs que se han celebrado hasta la fecha.

Es un lujo compartir estrado con los ponentes participantes y un placer el intercambio de pareceres con los alumnos, que demuestran un nivel de preparación muy alto.

Hasta la fecha he participado en 3 ediciones:

Posiblemente se anuncien nuevas ediciones. Estad atentos.

Blockchain y Bitcoin en el BOE


Las palabras Blockchain y Bitcoin han aparecido por primera vez en el BOE el dia 23 de enero de 2018.

Ha sido en la Resolución de 8 de enero de 2018, de la Dirección General de la Agencia
Estatal de Administración Tributaria, por la que se aprueban las directrices
generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2018.

En este Plan, la Agencia Tributaria de España, señala que

en 2018, continuarán las líneas de investigación iniciadas en años anteriores y se incorporarán otras nuevas. En particular, podemos destacar:

(…)

Se estudiará la incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en
especial, las criptomonedas.

Esta referencia se encuadra en el apartado segundo, de ‘Investigación y actuaciones de comprobación del fraude tributario y aduanero’. Dentro del ‘Control de Tributos Internos’, en la sección ‘D’, donde se analiza el análisis de nuevos modelos de negocios mediante distintas tecnologías de la economía digital.

El punto cuarto dentro del apartado segundo, habla al respecto de la prevención y represión del contrabando, narcotráfico y blanqueo de capitales. Al respecto se desarrollarán varias actuaciones, entre ellas:

La utilización por el crimen organizado de la internet profunda, o «deep web», para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas tipo «Bitcoin» o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad. Para afrontar esta amenaza, se potenciará el uso por las unidades de investigación de la Agencia Tributaria de las nuevas tecnologías de recopilación y análisis de información en todo tipo de redes.

Algo es algo.

Por desgracia, la referencia destila un matiz negativo en relación con las criptodivisas, que requeriría otras menciones que equilibren la concepción general aclarando sus aspectos positivos.

Diplomática digital: el metacolo y blockchain


Según la disciplina denominada “Diplomática“, los documentos se dividen en tres partes:

  • Protocolo 
  • Cuerpo 
  • Escatocolo

A partir de la digitalización de los documentos aparecen nuevas informaciones que viajan con los documentos o se asocian con ellos. Son los metadatos.

De modo que tenemos que estirar los conceptos acuñados por la diplomática para dar cobijo a los que impone la digitalización.

El metacolo recoge los metadatos aplicables al documento.

En el ámbito de la administración pública puede contener la referencia al expediente del que forma parte, las referencias a otros documentos de los que que proviene como copia auténtica o copia parcial auténtica, las referencias a las comprobaciones de firmas electrónicas o procedimientos de autenticación, los funcionarios que han tomado conocimiento del expediente,  las anotaciones posteriores al documento, su vigencia o derogación y las referencias a documentos posteriores que afectan a sus efectos jurídicos. Se incluyen también autores, copistas, condición de copia, formato, idioma, firmas electrónicas, referencias complementarias.

En los casos de documentos con efectos jurídicos de interés para el tenedor del documento, se indican el poseedor actual del ocumento, los endosatarios sucesivos, el librado (cuando corresponda) el librador (en el caso de títulos cambiarios), las fechas de uso del derecho asociado (o de diferentes fechas si admite usos repetidos).

En estos casos es posible dar usos especiales a los documentos. Por ejemplo, una entrada electrónica a un espectáculo o un título de transporte, permite el acceso al primer solicitante. En caso de que más de un solicitante exhibiera el mismo título, no podría acceder al servicio ya que el derecho de acceso quedaría “obliterado” por el primero.

Estos conceptos de diplomática digital los explico en los seminarios que imparto sobre Blockchain ya que el concepto de “evitar el doble gasto” que es uno de los objetivos de la cadena de bloques es un caso particular de los conceptos de endosabilidad y obliterabilidad que se aplicarían sobre diversas clases de títulos, como los títulos valores y los títulos cambiarios.

blockchain-diplomatica

Cuando los conceptos de “autenticidad de los documentos” y de “documento original” evolucionan, hay que refinar el análisis para determinar los componentes esenciales de la autenticidad documental y los efectos que producen.

La llegada de las cadenas de bloques (trasuntos de los “índices documentales” y de los “índices de los protocolos notariales”) merecen un análisis detallado por los diplomatistas, que encontrarán que la mayor parte de los conceptos de la diplomática son trasladables a la digitalización.

Y otros, no. Y ahí empieza lo interesante.

Las criptoinversiones se las llevan las ballenas


“¡Pero qué velocidad! ¿Esto qué es?” es lo que decimos todos los que estamos haciendo nuestros pinitos como inversores en criptodivisas y estamos pendientes de las ICO “Initial Coin Offering”.

En un breve lapso de tiempo bitcoin pasó de $ 2200. a $ 1700, y el éther pasó de $ 203 a $ 150. Después, el éther pasó de $ 150 a $ 220, y el bitcoin subió $ 2400. Y ahora está a 6666 euros. Todo muy rápido.

No hace mucho, cuando salió al mercado el Token de atención básica (BAT) del nuevo navegador Brave, un error en la programación del contrato inteligente de la ICO la lió con el tope de admisión de compras de la ICO. Como consecuencia, en lugar de recaudar $ 25 millones terminaron recaudando $ 35 millones. En 30 segundos. Eso sí que fue rápido.

¿Que esta pasando?

Pues que está floreciendo un mercado de iniciativas de creación de empresas y proyectos de gente con talento que enriquece el ecosistema creado alrededor de las criptodivisas. Y, por cierto, también un mercado de fraude disfrazado de ICO que solo quiere llevarse nuestro dinero.

Hace menos de un año  el éther era aproximadamente el 5 por ciento del mercado y todas las otras altcoins tenían otro 5 por ciento, en un contexto dominado por bitcoin. Ahora hemos llegado a que  bitcoin supone el 50% de la actividad en torno a criptomonedas (incluyendo las ICO) y el otro 50 por ciento es ya un mercado de altcoins y tokens de ICOS. El valor total de todas las monedas y tokens se ha cuadruplicado. Todo muy rápido.

Las ballenas de Bitcoin se alimentan de tokens

Cualquier minero o inversor tempranero que apostó al principio por Bitcoin tiene ahora miles de bitcoins. Los llamamos ballenas y la mayoría son chinas.  Estas “ballenas de bitcoin” son ahora muy ricas. Quieren reducir su exposición al bitcoin, pero no quieren convertirlos en moneda de curso legal porque perderían rentabilidad y tendrían que pagar impuestos.  De hecho, lo que les gustaría hacer es sacar su dinero de China sin que el gobierno lo sepa. Así que están buscando altcoins, especialmente tokens representativos de valor.

¿Por qué? Porque si sale un token que probablemente suba en valor, será más seguro que tener toda su “patrimonio” en bitcoins. Los chinos están comprando cualquier token de salidas de empresas que tenga buena pinta y pueda incrementar valor.

Esperan de 3 a 9 meses con la expectativa de duplicar el valor de su inversión y pasar al siguiente token. Esto diversifica su cartera al tiempo que mantiene sus obligaciones tributarias y de notificación a las autoridades tributarias en el mínimo.

Por lo tanto, las ballenas están efectivamente absorbiendo  tokens como si fuera plancton e impidiendo que los compradores naturales (los que apoyan el proyecto) compren tokens en la oferta inicial. Efectivamente tienen una pistola gigante cargada de efectivo. No hace mucho, una ballena pagó alrededor de $ 2,000 solo en comisiones de éther para confirmar su operación de  7 millones de dólares por cerciorarse de confirmar su operación con preferencia a las demás. Probablemente 1,000 veces más de lo que normalmente se paga en comisiones, para tener la certeza de ser de los primeros.

Si una ballena cierra la compra de tokens en un salida y fuerza la emisión de nuevos tokens, lo hace solo para tener cerrado el precio de bitcoin durante varios meses. A la ballena no le importa de qué va el proyecto, siempre que no tenga aspecto de fraude.

¿Hasta qué punto es malo? De momento, se puede decir que estos inversores no tienen ningún interés real en el proyecto.  No hacen muchos deberes para valorarlo. Buscan comentarios y opiniones en redes sociales de inversores  y aprietan el gatillo.

Pero se puede considerar que son entidades que respaldan la emisión, como los bancos de inversión en las salidas a bolsa, que se comprometen a adquirir lo que no haya absorbido el mercado. En cierta forma se convierten , a su vez en entidades colocadoras que redistribuyen los token (pensemos en ellos como si fueran acciones) a oros comparadores. Y la entidad que hizo la ICO consigue su objetivo de financiación.

La estrategia de estos inversores no contempla vender con pérdidas, por lo que durante el siguiente año o más ven como evoluciona el valor de sus tokens y los venden cuando han aumentado su valor.

En cierto modo, la excepción ha sido el caso de la ICO del navegador Brave, cuyos tokens ya estaban cambiando de manos a 4 veces su precio inicial pocas horas después del cierre de la ICO. Pero siempre es una apuesta en favor del crecimiento del valor.

En esa estrategia a largo plazo, tras unos meses, cuando el proyecto alcanza ciertos hitos descritos en su plan, el precio del token aumenta, y los compradores naturales de esa entidad acuden para respaldar el precio, y hacerse con unos token que todavía pueden subir más, con lo que se consolidan las ganancias para todos. Los primeros compradores asumen la mayor parte del riesgo, y los segundos compradores consolidan el valor del token al cabo del tiempo.

Pero como en todos los aspectos de la vida, hay especuladores que pueden intentar manipular el valor del token con diferentes intereses.

Y un mismo inversor puede especular al alza o a la baja. Al comprar todos los tokens el precio subirá. Y tras especular al alza comprando grande volúmenes el inversor empieza a vender, también con grandes volúmenes lo que crea presión a la baja que puede llevar a otros inversores a vender, y causando al final un colapso de valor del token. Sin que haya realmente un motivo para ello en el proyecto.

Afortunadamente, este enfoque es minoritario, contando con que a los inversores no les gusta perder dinero, de modo que solo si tienen problemas de liquidez en su cartera, venderán con pérdidas.

Por otro lado muchas ICO  no alcanzan el límite previsto por sus promotores. De 158 ICO reconocidas, 118  no han completado la financiación. Más de la mitad no alcanza su máximo al cierre. Con lo que se puede concluir que los inversores están siendo selectivos. Claro que son noticias más significativas las relativas a las ventas rápidas.

En el contexto de la sostenibilidad de la valoración de los tokens a largo plazo, sin despreciar el efecto de los grandes compradores, tienen un papel definitivo los compradores naturales que van entrando y tomando posiciones conforme los primeros inversores  van recogiendo beneficios.

Ya que las Criptoinversiones se están haciendo populares en los medios de comunicación, se empiezan a publicar las gráficas de evolución de los valores de las DAO y sus ICO, con enormes subidas y muchos inversores convencionales se plantean sumarse a esta fiebre del oro. De modo que fluyen inversores de diversas procedencias a este nuevo “eldorado” de la criptoeconomía  a alimentar el frenesí comprador.

Hasta qué punto este afluencia crea un riesgo de burbuja no está del todo claro, ya que entre todos los inversores están los que aspiran a consolidar valores y permanecen estables con sus inversiones.

Los nuevos inversores tienen que lidiar con la fricción de aprender primero sobre criptodivisas como Bitcoin y Ether, hacerse con sus wallets correspondientes, encontrar los Exchanges mejores y mas baratos para convertir el dinero de curso legal en cibermonedas y después encontrar las plataformas de inversión y los pools de inversores (a veces hay que agruparse para competir con las ballenas).

La mayoría de las burbujas aparentes no son burbujas en este contexto. Cuando explotan, dejan víctimas en el proceso, pero luego los precios vuelven a subir y los que no se han puesto nerviosos recuperan el valor.

En este entorno de criptoeconomía tantos los especuladores como los inversores, una vez logran beneficios no suelen retornar a las monedas de curso legal

En todo caso la criptoeconomía está en sus inicios y hay mucho dinero convencional que observa atentamente lo que sucede, y que probablemente experimentará con el nuevo entorno, dando lugar a crecimientos llamativos por la mera demanda.
Hay incertidumbre con las noticias negativas que se publican en relación con los reguladores de diferentes países, pero con altibajos en las valoraciones, las tendencia subyacente es de crecimiento en Bitcoin, BitcoinCash, Ether, los tokens (de las ICO) y las altcoins (el resto de ciberdivisas). Seguiremos viendo crecimientos y correcciones.

El consejo general es no invertir en lo que no se entiende. Ni siquiera está claro como se debe producir la tributación. ¿Cual es la inversión, la ciberdivisa o el token? Hasta la fecha, las ganancias (o pérdidas) se producen al convertir dinero convencional en criptodivisas y al volver de las criptodivisas (y lo demás que se pueda hacer con ellas) al dinero convencional. ¿Y si solo convierto a dinero una pequeña parte y el resto sigue generando beneficios? (no me atrevo a llamarlo dividendos).

Para quienes quieran experimentar, la recomendación es que no inviertan en la criptoeconomía dinero que necesiten. Solo el dinero que estén dispuestos a perder. Con suerte, y análisis pueden llegar a ganar bastante dinero a medio plazo.

Hoy se ha presentado oficialmente el consorcio Alastria


Hoy, 17 de octubre de 2017 se ha presentado Alastria en varios actos simultáneos celebrados en la Bolsa de Madrid y en Barcelona, Bilbao, Málaga y Valencia.

Se trata de un consorcio formado por empresas e instituciones españolas de diferentes sectores que emplea la tecnología de cadena de bloques (blockchain) en la variante definida por Ethereum, y, en particular, la implementación de JP Morgan-Chase denominada Quorum.Miembros-Alastria

Miembros de las empresas participantes en el consorcio han insistido en la importancia de la seguridad en esta red de “blockchain”, con especial énfasis en la identidad digital, que permitirá a los usuarios tener el control sobre su información personal de forma transparente en las transacciones y siempre dentro del marco legal español. Iniciativas como uPort, sovrin y el Reglamento UE 910/2014 se intentan armonizar en el sistema que finalmente se adopte.

La red Alastria albergará un blockchain semipúblico de acceso restringido formado por nodos -computadoras alojadas por diversos participantes- con un registro imborrable de eventos y sus endosos  replicado por todos los nodos. De esta forma, los socios de esta red podrán desarrollar servicios y productos dentro de Alastria con total confianza y seguridad. El hecho de que la identidad digital de cada miembro esté certificada y garantizada permite utilizar la tecnología de contratos inteligentes (smart contracts) sobre la que se pueden ofrecer servicios y explotar aplicaciones en un entorno transversal y con plenas garantías legales en España.

Blockchain de bitcoin y otras cadenas de bloques


ethereumLas ciberdivisas ganan cada día en popularidad, y, especialmente, las tecnologías que garantizan la preservación de la historia de sus transacciones o endosos.

Es importante distinguir entre tres cosas que comúnmente se confunden:

  • la cibermoneda, por ejemplo, bitcoin,
  • la cadena de bloque específica que la sostiene y
  • la idea de blockchains en general.

La cadena de bloques o “blockchain” es una tecnología que se suele denominar DLT (distributed ledger technology, o libro mayor distribuido) aunque en mi opinión, la denominación es errónea, porque se trata más bien de un libro diario replicado, es decir RJT, replicated journal technology.

En esencia el blockchain de bitcoin es un libro de contabilidad público, compartido, confiable, que todo el mundo puede inspeccionar (si cuenta con el software adecuado y una conexión a internet), y que lo controla un colectivo de usuarios concretos denominado “de mineros”.

Ese control está automatizado por el algoritmo utilizado en el software de “minería”  que decide qué transacciones se admiten en los bloques. La decisión se basa en la probabilidad de encontrar un valor hash para el bloque que resume un conjunto de transacciones con ciertas restricciones.

Las solicitudes de transacciones se generan desde las carteras de los usuarios en general (tanto minero como no mineros), y se firman con una firma electrónica basada en criptografía de clave pública en el campo matemático de las curvas elípticas.

Las solicitudes de transferencia se encolan y los mineros las seleccionan por el monto de comisión que ofrece el solicitante o por la prisa del minero en completar un bloque.

Una vez definido el bloque (y las transacciones incluidas en el, que pueden ser diferentes para diferentes mineros), se calcula el hash del bloque concatenando un valor “nonce” de ajuste. El minero varía el valor del ajuste hasta que el resultado es un hash que cumple con las restricciones (por ejemplo empezar por una cierta cantidad de ceros). Hay que ir probando valores de ajuste a toda velocidad y calcular los hashes del resultante, para lo que se usan equipos especializados que se miden en MHS (Mega hashes por segundo), lo que consume mucha energía. El esfuerzo inversor en potencia de cálculo de hashes (y energía) marca el denominado PoW (Proof of Work) demostración de esfuerzo, que favorece estadísticamente a los mineros que se agrupan (forman “pools”) y distribuyen entre ellos los rangos de valor de ajuste para combinar potencia de cómputo y mejorar las probabilidades de acertar con el hash que cierra un bloque.

Si da con el valor hash adecuado, lo transmite a otros mineros que comprueban muy rápidamente que el bloque, el ajuste y el hash cumplen las restricciones del protocolo. Entonces todos los mineros descartan el bloque en el que estaban trabajando, incorporan el que reciben y lo difunden a otros mineros.

El minero que construyó el bloque válido obtiene como recompensa (la mena de minería) nuevos bitcoins, además de las comisiones de las transacciones del bloque.

Si dos mineros dan con un bloque y un ajuste válidos más o menos al mismo tiempo, el bloque mayoritariamente adoptado por los demás para seguir construyendo la cadena de bloques es que se lleva el premio. A ese mecanismo se le denomina “consenso”.

Dado que todas las transferencias figuran en la cadena de bloques, queda claramente trazado de quien a quien se transmite el valor, y de esa información la cartera de cada interviniente refleja las transacciones en las que se asocia su identidad como ordenante o beneficiario. Existen varios tipos de carteras, unas que podemos denominar “completas” porque se descargan localmente la cadena de bloques (que en estos momentos ocupa unos 145 Gigabytes) y otras basadas en servidor que confían este almacenamiento a un prestador del servicio de carteras.

Bitcoin es una cibermoneda que ha ido aumentando su valor respecto a las monedas convencionales como el euro, con muchas fluctuaciones de valoración y con fundadas sospechas de inflación por los intereses especulativos de quienes la usan, inversores y mineros.

Pero la tecnología blockchain permite gestionar los endosos de títulos valores o de títulos cambiarios que representen diferentes conceptos de valor. Esta tecnología la usan otras ciberdivissas, como Ether, que incorporan versiones más sofisticadas de la cadena de bloques (Ethereum) que permiten implementar contratos inteligentes (Smart Contracts)

Decenas de empresas de nueva creación (startups) ahora esperan aprovechar la tecnología blockchain, para proyectos de organizaciones descentralizadas (DAO, Decentralized autonomous organization) financiándose en modalidades específicas de “crowfunding” con criptomonedas denominadas ICO – Initial Coin Offering.

La tecnología de Blockchain, que en el caso de las ciberdivisas necesariamente debe utilizarse de forma abierta, se adapta a usos diferentes dando lugar a blockchains privadas, semipúblicas y restringidas (permisionadas es un barbarismo que no me gusta), donde solo los miembros del colectivo pueden leer y escribir el histórico de transacciones.

Entre los usos que afloran figuran algunos muy interesantes:

  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de bienes raíces, en contextos, funcionales asimilables a los Registros de la Propiedad y el Catastro,
  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de documentos electrónicos auténticos, firmados electrónicamente o no, identificados con un códigos seguro de verificación. Un ejemplo de esto es el Cartulario de EADTrust.
  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de objetos valiosos y singulares como diamantes, precias preciosas y obras de arte
  • los asociados a la gestión y transmisión de dinero entre entidades financieras, formando una cámara de compensación restringida a las entidades participantes, lo que permite ahorrar costes de comisiones de SWIFT con el mismo efecto. Una de las iniciativas en este sentido es R3 y su plataforma Corda
  • los asociados a la gestión y transmisión de títulos valores representativos de acciones en sociedades cotizadas (alternativa a la bolsa) o no cotizadas. Para lo que existe ya el concepto y la legislación de los sistemas de “anotaciones en cuenta”. En Estados Unidos, el NASDAQ y otras Bolsas experimentan con esta tecnología.
  • los asociados a la gestión y transmisión de títulos cambiarios, como plataforma de endosos. Un uso pionero de una tecnología de endosos similar a blockchain fue el proyecto Pista – Títulos Cambiarios que ayudé a definir en FESTE en 1999 y se desarrolló en 2002.

La combinación de tecnologías que es adecuada para ciberdivisas puede no ser suficiente para ciertos usos. Por ese motivo, elementos como los mecanismos de cadena de bloques se manejan por su valor tecnológico en otros contextos, modificando el formato de los bloques, el protocolo de intercambio, el mecanismo de validación de bloques (por ejemplo para requerir menos energía o para acelerar la capacidad de gestión de transacciones), o limitando los potenciales usuarios.

En España se ha presentado una iniciativa denominada inicialmente Red Lyra y ahora Alastria que aglutina expertos de múltiples procedencias y que impulsará una blockchain multisectorial con énfasis en la gestión de identidades. Ya se han producido avances y en septiembre de 2017 realizará nuevos anuncios.

También en España, AENOR ha constituido un grupo de trabajo de normalización sobre Blockchain que colaborará con los grupos homónimos de otros países en el marco de ISO (International Standards Organization).

Un concepto normalmente equivocado es asumir que la cadena de bloques sirve para dejar constancia de la existencia de un determinado activo digital en un momento dado. Lo que técnicos influenciados por el marco jurídico anglosajón denominan “notarizar“. Para ese objetivo, la tecnología adecuada es el “time stamping“, el “sello de tiempo”, que además cuenta con un marco regulatorio muy evolucundado gracias al Reglamento Europeo UE 910/2014 (EIDAS).

Es cierto que blockchain también asigna momentos temporales a las transacciones pero es como clavar un clavo con el mango de un destornillador: se puede, pero los clavos se clavan mejor con martillos y el destornillador (o atornillador) es mejor para hacer entrar o salir tornillos girando.

Si necesita apoyo para aplicar la tecnología blockchain a su proyecto (o la más adecuada, si fuera otra), contacte con EADTrust. Le asesoremos y le proporcionaremos la caja de herramientas para llevarlo a cabo. 902 365 612