Archivo de la categoría: Aeronautica

Clean Sky y Clean Sky 2, compromiso medioambiental del sector aeronáutico


El sector aeronáutico es esencial por su impacto cultural y económico, especialmente en lo que supone para acercar personas y empresas de países distantes. Las cifras así lo confirman: 2.200 millones de viajeros al año usan el avión.

La industria aeronáutica, y en particular la relacionada con la aviación ha asumido nuevos compromisos con el medio ambiente y con la sostenibilidad de su actividad.

Otra subindustria aeronáutica, la de los aerogeneradores, tan importante económicamente, implica diferentes enfoques tecnológicos y medioambientales.

Los problemas ambientales mundiales, la contaminación atmosférica y acústica, y los efectos del cambio climático están ya en la agenda de los organismos y de las empresas que movilizan el sectoor aeronáutico.

Aunque el transporte aéreo actualmente sólo genera el 2% de las emisiones de CO2, se espera que este porcentaje se incremente hasta el 3% en 2050.

Para actuar de forma responsable antes estos retos, se constituyó Clean Sky,  una asociación público-privada participada por la Comisión Europea y la industria aeronáutica, y creada para aportar cambios significativos en la reducción del impacto ambiental de la aviación.

Este asociación, denominada formalmente “Iniciativa Tecnológica Conjunta Clean Sky ” (Joint Technology Initiatives, JTI Clean Sky) tiene por objetivo desarrollar tecnologías innovadoras que
reduzcan el impacto ambiental mediante la financiación de actividades más complejas y ambiciosas que las que se pueden abordar con los instrumentos existentes.

En el contexto de la Unión Europea existen diferentes iniciativas de cooperación público-privada en diferentes ectores.

La inversión público-privada puede generar oportunidades de negocio para la industria aeronáutica, que verá incrementado el número de ayudas para desarrollar I+D+i con la consecuente necesidad de profesionales altamente cualificados.

Además, Clean Sky contribuyó  a desarrollar el VII Programa Marco y, en particular, el tema del Transporte. Los objetivos de Clean Sky eran:

  • Acelerar el desarrollo y la validación de tecnologías limpias para el transporte aéreo en la Unión Europea para ponerlas en práctica lo antes posible. En este sentido hay que
    tener en cuenta que el “Solar Impulse”, el primer avión que funciona mediante energía solar, ya es capaz de volar durante 19 horas, tanto de día como de noche, como lo prueba el hecho de que en junio de 2012 realizó un vuelo Madrid-Rabat a una velocidad de 60
    Km/h.
  • Aprovechar la labor investigadora, a nivel europeo, que se destina a mejorar el impacto
    ambiental del transporte.
  • Crear un sistema de transporte aéreo innovador basado en la integración de tecnologías avanzadas que permitan una reducción significativa de los gases efecto invernadero y de la
    contaminación acústica.
  • Acelerar la generación de nuevos conocimientos y la innovación para reforzar la competitividad industrial del sector aeronáutico europeo.

Clean Sky 2 da continuidad a la iniciativa Clean Sky  y se enmarca dentro del programa Horizonte 2020.

Clean Sky 2 sigue con el objetivo del desarrollar tecnologías que reduzcan el impacto de la aviación en el medio ambiente. 

Además, este proyecto europeo apuesta por la eco eficiencia en los diseños de los aviones, la obtención de una experiencia saludable del ciudadano y el aumento de la competitividad y la eficiencia desde el punto de vista empresarial, a partir de la innovación tecnológica.

El nuevo Clean Sky 2 ITC se extiende desde 2014 a 2024.

Su misión es desarrollar tecnologías de vanguardia para aumentar significativamente el comportamiento medioambiental de los aviones y el transporte aéreo, lo que resulta en aviones con combustibles más eficientes y menos ruidosos, por lo tanto, supone una contribución clave en la consecución de los objetivos ambientales del cielo único europeo.

Actualmente Europa tiene una cuota de mercado mundial del 40% y se espera que el sector de la aviación mundial crezca un 4-5% por año. Pero, frente a la competencia feroz, Europa necesita desarrollar nuevas tecnologías para crear nuevas oportunidades de mercado y nuevos puestos de trabajo altamente especializados.

Objetivos

Los objetivos específicos de Clean Sky 2 se basan en integrar, demostrar y validar tecnologías capaces de:
  • mejorar la eficiencia de combustible de las aeronaves, reduciendo así entre un 20 y un 30 % las emisiones de CO2 con respecto a las aeronaves de última generación que entren en servicio a partir de 2014
  • reducir las emisiones de NOx y las emisiones sonoras entre un 20 y un 30 % con respecto a las aeronaves de última generación que entren en servicio a partir de 2014.

Las distintas partes interesadas del ámbito de la aviación podrán trabajar juntas, generando un impacto positivo en el medio ambiente y mejorando el desarrollo del mercado.

La industria de la aeronáutica aumentará su competitividad y la iniciativa creará la dinámica adecuada para un crecimiento estable por lo que respecta a las ventajas sociales y el crecimiento económico.

El presupuesto previsto para Clean Sky 2 se complementará con un aumento de la inversión privada en investigación y hará de catalizador para una fuerte inversión en nuevas generaciones de aeronaves, motores y sistemas más ecológicos.