Manufirmatio


Al tratar la firma electrónica con espíritu enciclopédico, es inevitable referirse a diferentes etapas históricas en las que los usos y costumbres eran otras, pero en las que se sentaron las bases de la evolución de la firma.

Una de las referencias puede ser la que, en el Fuero Juzgo, trataba sobre la forma de comprobar las firmas o signos en caso de controversia.

Otra, sin duda, el concepto de Manufirmatio con el que en la Antigua Roma se dotaba de solemnidad la vinculación del firmante con lo firmado, simbolizando la autenticidad del documento y de su voluntad de suscribirlo.

El Manufirmatio era una ceremonia en la que un documento se extendía sobre la mesa del escribano y el autor intelectual lo leía en presencia de otras personas. Tras la lectura, el autor pasaba la mano abierta sobre el documento a modo de juramento, aceptación o reconocimiento de su contenido y se le estampaba nombre, signo, y una o tres cruces por el autor, notarius y escribano. A continuación testigos presenciales hacían lo mismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.