Blockchain de bitcoin y otras cadenas de bloques


ethereumLas ciberdivisas ganan cada día en popularidad, y, especialmente, las tecnologías que garantizan la preservación de la historia de sus transacciones o endosos.

Es importante distinguir entre tres cosas que comúnmente se confunden:

  • la cibermoneda, por ejemplo, bitcoin,
  • la cadena de bloque específica que la sostiene y
  • la idea de blockchains en general.

La cadena de bloques o “blockchain” es una tecnología que se suele denominar DLT (distributed ledger technology, o libro mayor distribuido) aunque en mi opinión, la denominación es errónea, porque se trata más bien de un libro diario replicado, es decir RJT, replicated journal technology.

En esencia el blockchain de bitcoin es un libro de contabilidad público, compartido, confiable, que todo el mundo puede inspeccionar (si cuenta con el software adecuado y una conexión a internet), y que lo controla un colectivo de usuarios concretos denominado “de mineros”.

Ese control está automatizado por el algoritmo utilizado en el software de “minería”  que decide qué transacciones se admiten en los bloques. La decisión se basa en la probabilidad de encontrar un valor hash para el bloque que resume un conjunto de transacciones con ciertas restricciones.

Las solicitudes de transacciones se generan desde las carteras de los usuarios en general (tanto minero como no mineros), y se firman con una firma electrónica basada en criptografía de clave pública en el campo matemático de las curvas elípticas.

Las solicitudes de transferencia se encolan y los mineros las seleccionan por el monto de comisión que ofrece el solicitante o por la prisa del minero en completar un bloque.

Una vez definido el bloque (y las transacciones incluidas en el, que pueden ser diferentes para diferentes mineros), se calcula el hash del bloque concatenando un valor “nonce” de ajuste. El minero varía el valor del ajuste hasta que el resultado es un hash que cumple con las restricciones (por ejemplo empezar por una cierta cantidad de ceros). Hay que ir probando valores de ajuste a toda velocidad y calcular los hashes del resultante, para lo que se usan equipos especializados que se miden en MHS (Mega hashes por segundo), lo que consume mucha energía. El esfuerzo inversor en potencia de cálculo de hashes (y energía) marca el denominado PoW (Proof of Work) demostración de esfuerzo, que favorece estadísticamente a los mineros que se agrupan (forman “pools”) y distribuyen entre ellos los rangos de valor de ajuste para combinar potencia de cómputo y mejorar las probabilidades de acertar con el hash que cierra un bloque.

Si da con el valor hash adecuado, lo transmite a otros mineros que comprueban muy rápidamente que el bloque, el ajuste y el hash cumplen las restricciones del protocolo. Entonces todos los mineros descartan el bloque en el que estaban trabajando, incorporan el que reciben y lo difunden a otros mineros.

El minero que construyó el bloque válido obtiene como recompensa (la mena de minería) nuevos bitcoins, además de las comisiones de las transacciones del bloque.

Si dos mineros dan con un bloque y un ajuste válidos más o menos al mismo tiempo, el bloque mayoritariamente adoptado por los demás para seguir construyendo la cadena de bloques es que se lleva el premio. A ese mecanismo se le denomina “consenso”.

Dado que todas las transferencias figuran en la cadena de bloques, queda claramente trazado de quien a quien se transmite el valor, y de esa información la cartera de cada interviniente refleja las transacciones en las que se asocia su identidad como ordenante o beneficiario. Existen varios tipos de carteras, unas que podemos denominar “completas” porque se descargan localmente la cadena de bloques (que en estos momentos ocupa unos 145 Gigabytes) y otras basadas en servidor que confían este almacenamiento a un prestador del servicio de carteras.

Bitcoin es una cibermoneda que ha ido aumentando su valor respecto a las monedas convencionales como el euro, con muchas fluctuaciones de valoración y con fundadas sospechas de inflación por los intereses especulativos de quienes la usan, inversores y mineros.

Pero la tecnología blockchain permite gestionar los endosos de títulos valores o de títulos cambiarios que representen diferentes conceptos de valor. Esta tecnología la usan otras ciberdivissas, como Ether, que incorporan versiones más sofisticadas de la cadena de bloques (Ethereum) que permiten implementar contratos inteligentes (Smart Contracts)

Decenas de empresas de nueva creación (startups) ahora esperan aprovechar la tecnología blockchain, para proyectos de organizaciones descentralizadas (DAO, Decentralized autonomous organization) financiándose en modalidades específicas de “crowfunding” con criptomonedas denominadas ICO – Initial Coin Offering.

La tecnología de Blockchain, que en el caso de las ciberdivisas necesariamente debe utilizarse de forma abierta, se adapta a usos diferentes dando lugar a blockchains privadas, semipúblicas y restringidas (permisionadas es un barbarismo que no me gusta), donde solo los miembros del colectivo pueden leer y escribir el histórico de transacciones.

Entre los usos que afloran figuran algunos muy interesantes:

  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de bienes raíces, en contextos, funcionales asimilables a los Registros de la Propiedad y el Catastro,
  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de documentos electrónicos auténticos, firmados electrónicamente o no, identificados con un códigos seguro de verificación. Un ejemplo de esto es el Cartulario de EADTrust.
  • los asociados a la gestión y transmisión de titularidad de objetos valiosos y singulares como diamantes, precias preciosas y obras de arte
  • los asociados a la gestión y transmisión de dinero entre entidades financieras, formando una cámara de compensación restringida a las entidades participantes, lo que permite ahorrar costes de comisiones de SWIFT con el mismo efecto. Una de las iniciativas en este sentido es R3 y su plataforma Corda
  • los asociados a la gestión y transmisión de títulos valores representativos de acciones en sociedades cotizadas (alternativa a la bolsa) o no cotizadas. Para lo que existe ya el concepto y la legislación de los sistemas de “anotaciones en cuenta”. En Estados Unidos, el NASDAQ y otras Bolsas experimentan con esta tecnología.
  • los asociados a la gestión y transmisión de títulos cambiarios, como plataforma de endosos. Un uso pionero de una tecnología de endosos similar a blockchain fue el proyecto Pista – Títulos Cambiarios que ayudé a definir en FESTE en 1999 y se desarrolló en 2002.

La combinación de tecnologías que es adecuada para ciberdivisas puede no ser suficiente para ciertos usos. Por ese motivo, elementos como los mecanismos de cadena de bloques se manejan por su valor tecnológico en otros contextos, modificando el formato de los bloques, el protocolo de intercambio, el mecanismo de validación de bloques (por ejemplo para requerir menos energía o para acelerar la capacidad de gestión de transacciones), o limitando los potenciales usuarios.

En España se ha presentado una iniciativa denominada inicialmente Red Lyra y ahora Alastria que aglutina expertos de múltiples procedencias y que impulsará una blockchain multisectorial con énfasis en la gestión de identidades. Ya se han producido avances y en septiembre de 2017 realizará nuevos anuncios.

También en España, AENOR ha constituido un grupo de trabajo de normalización sobre Blockchain que colaborará con los grupos homónimos de otros países en el marco de ISO (International Standards Organization).

Un concepto normalmente equivocado es asumir que la cadena de bloques sirve para dejar constancia de la existencia de un determinado activo digital en un momento dado. Lo que técnicos influenciados por el marco jurídico anglosajón denominan “notarizar“. Para ese objetivo, la tecnología adecuada es el “time stamping“, el “sello de tiempo”, que además cuenta con un marco regulatorio muy evolucundado gracias al Reglamento Europeo UE 910/2014 (EIDAS).

Es cierto que blockchain también asigna momentos temporales a las transacciones pero es como clavar un clavo con el mango de un destornillador: se puede, pero los clavos se clavan mejor con martillos y el destornillador (o atornillador) es mejor para hacer entrar o salir tornillos girando.

Si necesita apoyo para aplicar la tecnología blockchain a su proyecto (o la más adecuada, si fuera otra), contacte con EADTrust. Le asesoremos y le proporcionaremos la caja de herramientas para llevarlo a cabo. 902 365 612

 

 

 

 

Un pensamiento en “Blockchain de bitcoin y otras cadenas de bloques

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s