Los tickets o facturas simplificadas en el nuevo reglamento de facturación (I)


Los tiques se denominaban documentos sustitutivos (de factura) en la Reglamento de Facturación aprobado en el RD 1496/2003 y se podían emitir cuando su importe no excediera de 3.000 euros, Impuesto sobre el Valor Añadido incluido, en las operaciones de:

  • a) Ventas al por menor, incluso las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.
    A estos efectos, tendrán la consideración de ventas al por menor las entregas de bienes muebles corporales o semovientes en las que el destinatario de la operación no actúe como empresario o profesional, sino como consumidor final de aquéllos. No se reputarán ventas al por menor las que tengan por objeto bienes que por sus características objetivas, envasado, presentación o estado de conservación sean principalmente de utilización empresarial o profesional.
  • b) Ventas o servicios en ambulancia.
  • c) Ventas o servicios a domicilio del consumidor.
  • d) Transportes de personas y sus equipajes.
  • e) Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.
  • f) Servicios prestados por salas de baile y discotecas.
  • g) Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.
  • h) Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.
  • i) Utilización de instalaciones deportivas.
  • j) Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
  • k) Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
  • l) Alquiler de películas.
  • m) Servicios de tintorería y lavandería.
  • n) Utilización de autopistas de peaje.
  • ñ) Las que autorice el Departamento de Gestión Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria en relación con sectores empresariales o profesionales o empresas determinadas, con el fin de evitar perturbaciones en el desarrollo de las actividades empresariales o profesionales.

En el reglamento de facturación aprobado en el RD 1619/2012 se admiten otros dos supuestos (generales) de tiques, facturas simplificadas o documentos sustitutivos de factura: cuando su importe no exceda de 400 euros, Impuesto sobre el Valor Añadido incluido, o cuando deba expedirse una factura rectificativa (la gestión de las facturas rectificativas, también denominadas “notas de abono” fue uno de los aspectos más controvertidos y peor resueltos en la normativa derogada, y, durante su vigencia sufrió varios cambios de criterio).

Hay que tener en cuenta que, con la nueva norma,  las facturas completas que se expidan en sustitución o canje de facturas simplificadas expedidas con anterioridad no tendrán la condición de facturas rectificativas (al contrario de lo que sucedía según la normativa anterior). Esto va a suponer un problema porque la normativa no aclara si las facturas completas coexisten con los tiques, ya que no define la posibilidad de “anular facturas” sino tan solo de rectificarlas. Al expedir facturas completas en canje de simplificadas ¿hay que emitir facturas simplificadas rectificativas a cero  de todas las facturas simplificadas canjeadas por facturas completas?

Por otro lado al definir supuestos especiales de facturas simplificadas con mención de CIF y Dirección (y sin mención Razón Social) del destinatario se da a entender que aparece un supuesto de factura simplificada que permite la deducción del IVA al receptor de la factura. Lo cierto es que las menciones de tipos de IVA o Bases del impuesto (que hay que desglosar en la factura simplificada deducible) no supone un problema a las empresas ya que el dato consta en su base de datos. Sin embargo, captar (y mencionar en la factura) datos que debe aportar el cliente como CIF y Dirección complica mucho la gestión del punto de venta, y, una vez puestos, no parece que merezca la pena prescindir de la inclusión de la razón social, ya que nadie duda de que verdaderamente aporta la posibilidad de deducir el IVA soportado, tal como ha sucedido siempre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s