Ignacio Miguel González García, Director del Departamento de Informática Tributaria de la AEAT


Ignacio Miguel González García,  nacido el 30 de junio de 1955, es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid, Licenciado en Psicología, Doctor en Psicología por la Universidad de Salamanca, Diplomado en Planificación y Administración de Empresas, Executive MBA por el Instituto de Empresa, Máster en Filosofía, Máster en Sociología y Experto Universitario en métodos avanzados de estadística, Experto universitario en estadística multivariante. Asimismo es inspector de Hacienda del Estado, especialidad Aduanas e II.EE con número uno de su promoción, Inspector de Servicios, por oposición, de Ministerio de Economía y hacienda e Inspector Financiero Tributario.

En su carrera profesional en la Administración, ha sido Director Adjunto de Vigilancia Aduanera en el Departamento de Aduanas e II.EE, Subdirector General de Aplicaciones Aduaneras e II.EE en el Departamento de Informática Tributaria y además de sus destinos iniciales en la Aduana de Barcelona, ha desempeñado varios puestos en la Subdirección de Explotación del Departamento de Informática Tributaria y la Jefatura del Servicio de Aplicaciones centralizadas de Aduanas.

Esta entrevista ha sido publicada en el portal Administración Digital (Diario Digital de  la Asociación de Antiguos Alumnos del INAP de España)

¿Nos podría comentar como se desarrolló el primer contacto con la Administración en una persona como usted que tiene un curriculum académico tan amplio?

Mi primera formación fue como ingeniero de Caminos Canales y Puertos.  Tras acabar el servicio militar me encontré con una situación como la actual en que existía una gran crisis en el sector de la construcción y aconsejado por mi padre, era funcionario de Hacienda decidí opositar a Inspector hasta que las cosas pudieran mejorar.  Una vez ingresado la actividad profesional me gustó y desistí de reanudar mi actividad en la ingeniería civil.

¿Cuáles han sido los pasos más significativos en su carrera profesional?

Tras una primera instancia en la Aduana de Barcelona comencé a trabajar en el antiguo CPD del Mº de Hacienda.  Comencé como jefe de servicio en desarrollo de aplicaciones y durante 12 años cambié a plazas en Explotación, en Sistemas y luego como subdirector de Aplicaciones.  Más adelante fui nombrado Director de Vigilancia Aduanera, que es la organización dentro de la Agencia Tributaria que con medios aeronavales y consideración de policía judicial reprime el contrabando y el tráfico de drogas.  Hace tres años volví a los orígenes al ser nombrado Director del Departamento de Informática Tributaria.

¿Qué características considera más relevantes del trabajo en la Administración Tributaria?

La Administración Tributaria es un entramado de enorme complejidad donde coexisten actividades tan diversas como la gestión de los tributos la inspección del fraude tributario la persecución de delitos de muy distinta naturaleza (fiscales de blanqueo de capitales de contrabando), actividades de policía judicial, laboratorios químicos como los de Aduanas, análisis económico y tecnologías de la información.

En resumen bajo una apariencia externa cuyos elementos más visibles son la atención al ciudadano con elementos de ayuda tales como el PADRE de Renta o elementos de control como la Inspección financiera existe una tupida red de profesionales extraordinariamente cualificados, sumamente especializados y que han atravesado procesos de selección de formación y de actualización muy rigurosos.

Por lo que se refiere al trabajo es muy distinta la naturaleza de aquellos puestos en los que se exige rigor jurídico y competencia técnica, como la Inspección, de aquellos en los que se exige honradez a toda prueba y valor como en la tripulaciones de asalto en la lucha contra la droga, de aquellos en los que se exige un máximo nivel de conocimientos tecnológico y la capacidad de trabajar con gran presión en plazos brevísimos con acuerdos de nivel de servicio tremendamente exigentes, como ocurre en Informática Tributaria.

La nota común que une actividades tan distintas es la conciencia de que se trata de servicios imprescindibles para el funcionamiento ordenado de la sociedad.

¿En qué medida considera que beneficia al trabajo de la Administración Tributaria las tecnologías de la información?

Las TIC son el mundo en el que se desarrolla nuestra actividad que sería simplemente imposible sin su utilización. Pueden servir de ejemplo los siguientes datos.  La instalación proporciona 146 millones de transacciones cada día.  Durante una mañana hasta 300.000 contribuyentes hacen uso de la sede electrónica navegando una media de 4 minutos para utilizar alguno de los más de 2.600 tramites encuadrados en más de 600 procedimientos que ofrecemos.  Cada año se ofrecen la posibilidad de presentar por medios telemáticos centenares de tipos de declaraciones y más de 40 millones de ellas son presentadas electrónicamente.  Se despacha en tiempo real la totalidad de las mercancías que por barco y avión se introducen en nuestro país permitiendo que un flujo de contenedores, que si fuera situado en fila alcanzaría cada día desde Madrid hasta París, fluya ininterrumpidamente por los recintos aduaneros.  Cada año más de 40 millones de comunicaciones y notificaciones son emitidas por nuestro Centro de Impresión.  Estas cifras son un mero ejemplo de que el modelo que ha hecho a la Agencia Tributaria una de las organizaciones más eficientes, en lo tributario, del mundo no podría sostenerse sin el uso masivo continuo y eficaz de las TIC.

¿Qué actividades destacaría entre las que habitualmente lleva a cabo su Centro Directivo?

Más allá de los productos que ofrecemos y de los que son ejemplo las enunciadas en la pregunta anterior desarrollamos cuatro bloques de actividad.  El primero es el desarrollo de aplicaciones.  Existen más de 700 aplicaciones a las que se acceden a través de más de 5.000 puntos de control para dar servicio a los 30.000 empleados de la AEAT.  Más de 600 personas organizadas en 36 equipos de desarrollo mantienen y hacen evolucionar las aplicaciones.

El segundo, investigación y desarrollo.  El tipo de servicios que proporciona la AEAT lleva la tecnología en muchos casos a su límite.  Sirvan de ejemplo las herramientas de análisis de datos (Warehousing).  Ha sido necesario hacer posible que los usuarios puedan realizar análisis multidimensional OLAP de tantos datos como sean necesario y de tantas variables como sea preciso on line y con tiempos de respuesta del orden del segundo.  Para ello fue desarrollada una herramienta llamada ZUJAR que cuando se utiliza sobre la base de datos del contribuyente ha permitido trabajar, sin que sea su límite, con 560.000  millones de filas y 29.000 dimensiones.  Programas de ayuda como el PADRE de la Renta se apoyan en motores de reglas desarrolladas en la instalación, los sistemas de filtros utilizados para detección del tráfico de drogas incorporan tecnologías sofisticadas.  En resumen, existe un constante esfuerzo de creación e innovación.

Tercer lugar.  La atención al ciudadano a través de Contact Center, la utilización de VRU y la extensión de los servicios de sede electrónica han hecho necesaria la creación de un centro de soporte al ciudadano en materia tecnológica que le ayude en las dificultades experimentadas con elementos tecnológicos como certificados, navegadores, seguridad, versiones de sistemas operativos y resto de sutilezas técnicas en un entorno, en el que por más que se intente simplificar, la voluntad de ofertar servicios con total seguridad y garantía de no repudiación a contribuyentes que son muy libres de utilizar la tecnología que prefieran, hace necesariamente complejo.

Por último, pero no menos importante, mantener la producción no interrumpida 365 días al año 24 horas al día de una instalación que a la carga de producción on line que antes hemos descrito añade 8 millones de trabajos Bach por año, al tiempo que se garantiza un respaldo continuo en un centro de seguridad.

¿En qué proyectos de futuro se encuentra actualmente implicado su Centro Directivo?

Habiendo finalizado íntegramente el mandato de la Ley 11 se trabaja activamente en los proyectos derivados del análisis realizado con el mandato de Esquema Nacional de Seguridad, y en las tareas asociadas al Esquema Nacional de Interoperabilidad.  En el ámbito tecnológico se mantiene la evolución de la plataforma de desarrollo, que habiendo estado tradicionalmente centrada en COBOL, Natural y CICS está siendo sustituida por un Framework J2EE.

Desde la perspectiva de negocio se sigue impulsando la creación de sistemas que reduzcan costes, de los que son ejemplo el sistema RENO de relación con el contribuyente a través de SMS en Renta, que ha permitido un ahorro de 2,5 millones de euros en borradores o el sistema NEO, que reducirá progresivamente hasta 20 millones de euros la factura de notificaciones y comunicaciones.

Durante el año pasado se han finalizado 534 proyectos lo que ha implicado la entrega de 2.170 productos.

¿Qué dificultades considera que deben superarse para el adecuado desarrollo de estos proyectos?

Una dificultad conceptual pues hay que conseguir al tiempo que el sistema crece, hacerlo más simple mediante la construcción de objetos de software más abstractos y polivalentes.  Desde la perspectiva de arquitectura desplazar el software desde las plataformas en que inicialmente fue concebido a las más eficientes en cada momento.  Desde la perspectiva de dirección comprimir los tiempos de desarrollo permitiendo entregas muy rápidas de los nuevos proyectos.

¿En qué sentido su trabajo en la Administración Tributaria le ha influido en su vida personal?

El trabajo tanto en Informática Tributaria como en Vigilancia Aduanera tiene dos características. La primera de ellas es la extensión en el tiempo que exige.  Independientemente de la duración de la jornada de trabajo, que siempre es exigente en estos entornos, en un Centro de Proceso de Datos surgen problemas de día y de noche y los cambios se realizan básicamente de noche los sábados y los domingos.  Lo propio sucede en una actividad policial en que las operaciones se realizan en el momento en el que tiene que hacerse sea cual sea.  La permanente disponibilidad durante más de 30 años sin duda condiciona la vida personal.  Por otra parte en este tipo de tareas existe una tensión que se debe sobrellevar.  En el ámbito informático es presión de tiempo.  Cuando se va a acabar algo o cuando se va a resolver un incidente.  En el ámbito de la lucha contra el narcotráfico existe un problema de riesgo de vidas humanas que se debe sobrellevar.  Sin duda este tipo de trabajo afecta a la vida personal.

¿Que aficiones práctica ahora y cuales le gustaría desarrollar en un próximo futuro?

Con un horario como el que acabo de contar lo único que se puede hacer es leer y correr cuando uno tiene tiempo.  A veces de día, a veces de noche.

¿Qué cree que echara más de menos de su trabajo actual en el futuro?

Tampoco tiente usted al Destino, ¡ojalá que nada!

Voy a procurar que en vez de echar más de menos, echar menos de más.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s