Establecimientos Financieros de Crédito (EFC)


Los establecimientos financieros de crédito son una nueva modalidad de entidad financiera llamada a sustituir a las distintas categorías de entidades de crédito de ámbito operativo limitado creadas al amparo del Real Decreto 771/1989, de 23 de junio.

Se regulan principalmente en el RD 692/1996, de 26 de abril. Los EFC tienen la consideración de entidad de crédito y su actividad principal consistirá en ejercer una o varias de las siguientes actividades:

  1. Las de préstamo y crédito, incluyendo crédito al consumo, crédito hipotecario y la financiación de transacciones comerciales.
  2. Las de “factoring” con o sin recurso, y las actividades complementarias de la misma, tales como las de investigación y clasificación de la clientela, contabilización de deudores y, en general, cualquier otra actividad que tienda a favorecer la administración, evaluación, seguridad y financiación de los créditos nacidos en el tráfico mercantil nacional o internacional, que les sean cedidos.
  3. Las de arrendamiento financiero, con inclusión de las siguientes actividades complementarias:
    1. Actividades de mantenimiento y conservación de los bienes cedidos.
    2. Concesión de financiación conectada a una operación de arrendamiento financiero, actual o futura.
    3. Intermediación y gestión de operaciones de arrendamiento financiero.
    4. Actividades de arrendamiento no financiero que podrán complementar o no con una opción de compra.
    5. Asesoramiento e informes comerciales.
  1. La emisión y gestión de tarjetas de crédito.
  2. La comisión de avales y garantías y suscripción de compromisos similares.

Igualmente, como actividades accesorias los establecimientos financieros de crédito podrán realizar cualesquiera otras que sean necesarias para un mejor desempeño de su actividad principal.

Otra de las características de los establecimientos financieros de crédito es la limitación en cuanto a sus posibilidades de financiación respecto de los entidades de crédito. En efecto, los EFC no podrán captar fondos reembolsables del público en forma de depósito, préstamo, cesión temporal de activos financieros u otros análogos, cualquiera que sea su destino, y por tanto, no les será aplicable la legislación sobre garantía de depósitos. A estos efectos, no tienen la consideración de fondos reembolsables del público:

  1. Las financiaciones concedidas por entidades de crédito.
  2. La entrega de fondos por las entidades pertenecientes a su mismo grupo o por los accionistas del establecimiento financiero de crédito que ostenten en él una participación de, al menos, el 5% de su capital.
  3. Las emisiones de valores sujetas a la Ley del Mercado de Valores y sus normas de desarrollo, siempre que se emitan por vencimiento superior a un mes.
  4. Las fianzas y demás cauciones con objeto de disminuir los riesgos contraídos con clientes por operaciones propias de su objeto social.

Además, los establecimientos financieros de crédito podrán titulizar sus activos con sujeción a la normativa general reguladora de los fondos de titulización.

Un pensamiento en “Establecimientos Financieros de Crédito (EFC)

  1. Pingback: ¿Puedo usar la firma digitalizada en los contratos? | Firma Digitalizada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s