Entrevista a Georges Pauget, presidente del Proyecto Monnet


Georges Pauget es el presidente del Proyecto Monnet, una iniciativa privada que busca implantar un sistema de pagos electrónico europeo alternativo a Visa y Mastercard que defienden 24 grupos bancarios (entre ellos algunas cajas españolas) repartidos por siete países. Pauget, que fue director general del banco francés Crédit Agricole, defiende que este proyecto fomentará la competitividad e independencia de la región en el largo plazo y pide, para ello, el compromiso de la Comisión Europea.

1.- ¿Qué es el Proyecto Monnet?

El Proyecto Monnet es una iniciativa privada que tiene como objetivo reunir a los principales bancos europeos (24 bancos europeos procedentes de 7 países) e implementar con éxito la SEPA (Single Euro Payment Area, Zona única de pagos en euros). Esta iniciativa es totalmente compatible con el marco regulatorio definido para SEPA y pretende convertirse en la primera tarjeta europea de pago homogénea y compartida por todos los países europeos, además de crear un mercado interno para pagos con tarjeta en Europa.

2.- ¿En qué situación se encuentra esta iniciativa actualmente?

Por ahora, los bancos asociados al Proyecto Monnet buscan el diálogo con la Comisión Europea. Esta iniciativa puede ser una piedra angular para la implantación de la SEPA a través de su armonización, pero, para ello se necesita contar con el apoyo de la Comisión Europea.

El proyecto Monnet requiere que la Comisión Europea tome las medidas hacia la armonización de pagos en Europa. El proyecto Monnet está buscando las condiciones favorables que se deben cumplir para que los bancos puedan hacer las inversiones necesarias a largo plazo. La incertidumbre con respecto a las MIF (Multilateral Interchange Fees, Tasas Multilaterales de Intercambio), debido a la falta de compromiso de la Comisión Europea, sigue siendo el principal obstáculo para que los bancos inviertan en el proyecto Monnet. Se han analizado varios modelos y se cree firmemente que un modelo de 4 elementos que reciba el apoyo de una MIF es la mejor solución.

Sin establecer un diálogo con la Comisión, no podría llevarse a cabo un sistema de pagos armonizado y verdaderamente europeo. En el caso de que no existan negociaciones y no se identifiquen condiciones óptimas, el Proyecto Monnet no podría implementarse y el mercado de pagos europeo tendría que hacer frente a todas las consecuencias de esta situación, que en este caso sería como un duopolio.

3.- ¿Por qué es necesario que Europa cuente con su propia plataforma de pagos electrónicos? ¿Cuáles son las ventajas que aportará a los usuarios?

En primer lugar es necesario que Europa cuente con su propia plataforma porque un espacio unificado de pagos europeo, habilitado por el Proyecto Monnet, garantizará la competitividad y la independencia de Europa a largo plazo.

Además, según diversos estudios, los costes de la tarjeta son significativamente inferiores a los costes en efectivo. Los costes de los pagos en efectivo representan de 50 hasta 75 mil millones de euros al año en la Unión Europea. Para los comerciantes en particular, cuando todos los costes de una transacción se tienen en cuenta – costes en términos de manejo de efectivo, costes de seguridad, etc. – al final, el efectivo es más caro para los comerciantes que las tarjetas. Estos costes están integrados por los comerciantes en los precios de sus ventas para que los titulares de las tarjetas también tengan que hacerlos frente. Las tarjetas también son más baratas que los métodos alternativos de pago como el PayPal o la nueva solución de Buyster. En otras palabras, la tarjeta facilita en gran medida las actividades comerciales y económicas.

Según la perspectiva de los consumidores y los comerciantes, el pago con tarjeta es una opción mucho más segura que llevar dinero en efectivo, ya que uno está asegurado, en gran parte, contra el fraude, algo que no ocurre en el caso de operar con dinero en efectivo. El Proyecto Monnet tiene como objetivo disminuir el uso de dinero en efectivo y los costes a través de la inclusión de pagos de bajo valor y sin contacto.

4.- Esta iniciativa la apoyan una veintena de entidades europeas, ¿es por lo tanto una iniciativa exclusivamente privada o existe algún tipo de cooperación directa con el BCE y la CE para implantarla?

Por ahora los 24 bancos que participan en el Proyecto Monnet esperan tener un diálogo abierto con las autoridades europeas, hasta ahora inexistente. El Proyecto Monnet trata con la Comisión Europea el nivel exacto de varias tasas definidas por las MIF además de entender la metodología de la Comisión que se utilizará en el futuro. El Proyecto Monnet también pretende saber cómo los resultados de los estudios de coste de dinero se utilizarán para la evaluación de las MIF.

5.- ¿Qué entidades están de momento involucradas en Monnet?

En la actualidad en el Proyecto Monnet hay implicados 24 de los principales bancos europeos procedentes de 7 países europeos. Estos bancos representan el 35% de la cuota de mercado doméstico y cuentan con filiales en toda Europa. A pesar de que estos bancos constituyen el núcleo fundador del proyecto, el sistema de tarjetas Monnet está abierto y tiene por objetivo incluir a otros bancos y socios en el futuro.

6.- ¿Existen conversaciones con otros bancos para que se sumen a la iniciativa?

Otros bancos han mostrado recientemente su interés en unirse al Proyecto Monnet. Sin embargo, es difícil para el Proyecto Monnet integrar nuevos actores en este proyecto, dado que cerca de 200 agentes han participado en el estudio de viabilidad. Cuando el estudio de viabilidad haya concluido, los representantes del proyecto debatirán el tema con estos bancos con la finalidad de integrarlos en la iniciativa. Por el momento, la ampliación es inútil hasta que no se apruebe el lanzamiento de la iniciativa por parte de las entidades financieras actuales.

7.- Algunos expertos han señalado que el Proyecto Monnet aspira a competir con Visa y Mastercard, ¿es este realmente uno de los objetivos principales?

Después de estudiar varias opciones, los bancos participantes en el Proyecto Monnet han llegado a la conclusión de que desean mantener las posibilidades de co-credencialización con operadores internacionales (como Visa y Mastercard) para asegurar la aceptación internacional fuera de Europa para los bancos que lo deseen. De esta forma, el enfoque actual fundamental se basa en la cooperación competitiva, una mezcla entre la competencia para la emisión, servicios y precios y la cooperación para la aceptación internacional, co-credencialización y las normas. Además, el Proyecto Monnet colabora en la iniciativa de GlobalNet con el objetivo de establecer un mecanismo de interconexión entre los numerosos planes regionales.

Uno de los principales objetivos del Proyecto Monnet es ofrecer, además de servicios básicos, soluciones innovadoras de pago (como el pago electrónico, M-pago, pago sin contacto) y servicios de valor añadido (saldo de la cuenta corriente en los cajeros automáticos, pagos P2P, opciones de ahorro, programas de fidelización, etc.), todos en la misma tarjeta. En este sentido, el Proyecto Monnet responde plenamente a los requerimientos de los titulares europeos y de las necesidades europeas en materia de pagos. Estas ventajas, además de ofrecer el pago y la retirada no las ofrece ningún otro sistema de tarjeta. Por otro lado, el proyecto se asegurará de que la tarjeta de Monnet sea aceptada en toda Europa, que no es en la actualidad el caso de las ICS (International Card Services) citadas. Otra ventaja es que el objetivo global de Monnet es superar las fronteras dentro de Europa. Pero para lograr este objetivo, el Proyecto Monnet necesita las MIF que ya se establecieron en Europa con anterioridad.

8.- En caso de llevarse a cabo, ¿cuál sería el coste para los bancos del proyecto y cómo estarían éstos repartidos?

El Proyecto Monnet implica costes de inversión e inversiones en curso. Éstas son significativas ya que requieren cantidades de varios cientos de millones de euros. Esta es la razón por la que los bancos participantes en el Proyecto Monnet necesitan un claro compromiso por parte de la Comisión Europea antes de hacer estas inversiones. El Proyecto Monnet está dispuesto a compartir todos los detalles de sus inversiones con las autoridades europeas. Después de un diálogo con la Comisión Europea, los bancos asociados al Proyecto Monnet decidirán en el próximo otoño si van a llevar a cabo el proyecto o no.

9.- Entre las entidades españolas involucradas, ¿hay alguna caja de ahorros? ¿podría el proceso de reestructuración del sector y las inminentes salidas a Bolsa influir negativamente en su permanencia?

Hay varias cajas de ahorros españolas que participan en el proyecto. Sin embargo, el Proyecto Monnet está abierto a las instituciones financieras, independientemente de que sean bancos o cajas. Por lo tanto, la reestructuración o la oferta pública de algunos miembros son consideradas como “asuntos internos” y no deben afectar al proyecto en absoluto. De hecho, las entidades afectadas ya han superado la mayoría de los procesos y mantienen el mismo nivel de implicación y compromiso del primer día.

Entrevista publicada originalmente por “El Boletin”: Entrevista a Georges Pauget, presidente del Proyecto Monnet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s