Estado de las fusiones en curso


Con la reciente publicación, el pasado 13 de julio de 2010, de la LORCA (Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorro, o, más precisamente, Real Decreto-ley 11/2010, de 9 de julio, de órganos de gobierno y otros aspectos del régimen jurídico de las Cajas de Ahorros) avanza la configuración del mercado financiero español.

Una configuración en la que destacan los procesos de integración de las cajas españolas para definir el nuevo mapa financiero nacional, en base a procesos de fusión o a sistemas institucionales de protección (SIP).

Hasta la fecha ha habido siete uniones que cuentan con el visto bueno del Banco de España con las ayudas del FROB aprobadas. Estas son: Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa, que supone el 6,1% de los activos del sector; Caixa Sabadell, Caixa Terrasa y Caixa Manlleu, con el 2,2%; Caja España y Caja Duero, con el 3,7%; CAM, Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, con el 9,9%; Caixa Nova y Caixa Galicia, con el 6%; Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Ahorros de Canarias, Caixa Laietana, Caja Avila, Caja Segovia y Caja Rioja, con el 26,3%; y Caja Granada, Caja Murcia, Caixa Penedès y Sa Nostra, con el 5,6%.

Luego hay dos uniones aprobadas por el Banco de España que no percibirán ayudas. La primera es la formada por Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos, que aglutina el 3,6% de los activos del sector; la segunda la componen Unicaja y Caja Jaén, con el 2,8%. A este listado de uniones se sumó ayer la adjudicación de Cajasur a la BBK que pedirá dinero al FROB.

En fase de autorización se encuentran la unión entre La Caixa y Caixa Girona, que acaparan el 20,3%; Cajasol con Caja Guadalajara, con unos activos del 2,4% del sector, y la operación en la que se encuentra Caja Badajoz con sus socios: Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón (CAI) y Caja Burgos. Las tres entidades suman un volumen total de activos de 20.807 millones de euros, lo que significa el 1,6% del sector.

El SIP se basa en acuerdos contractuales entre las entidades participantes, formándose una entidad de crédito con estatuto de banco que lleva la gestión.

Todavía quedan varias cajas de ahorros que no se han fusionado, como son Caixa Ontinyent, Caixa Pollença, Ibercaja, Caja Vital y la vasca Kutxa.

Recordemos que el FROB no es una ayuda a fondo perdido, sino un crédito que debe devolverse a unos tipos de interés relativamente altos (entre el 7% y el 8%), por lo que estas ayudas no representan un coste para los ciudadanos. No obstante con la dificultad de acceso al crédito de los últimos tiempos, la clave del FROB es precisamente la disponibilidad de liquidez para las acciones que deben desarrollar las entidades.

Recientemente el propio bono español a diez años registraba un rendimiento del 4,618%, mientras el bono alemán se cotizaba con una rentabilidad del 2,641%, lo que representa la prima de riesgo que los mercados internacionales adjudican a España.

Referencia: El Periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s