Impulsando el software libre


Llevo mucho años impulsando el software libre. En 1999 era una verdadera novedad que el software libre se usara en banca, y más aún que una entidad financiera (en este caso Banesto) explicara el significado de las siglas GPL impulsando un proyecto como el de Cibertienda. Aun quedan vestigios en la red de aquella iniciativa, como esta entrevista de El Mundo.

En aquel proyecto fue esencial la colaboración de Onírica, la empresa formada por los creadores de la distribución de Linux en español Eurielec, nombre del club de la Escuela de Teleco de Madrid del que yo había formado parte unos años antes. Fernando Herrera, Guillermo Pérez, Alfonso Sánchez-Macián y Alejandro Martínez aportaron su experiencia en el mundo del software libre y junto con Lourdes Herrero, Pedro Cobo y Fernando Puig formaron el equipo de desarrollo de Cibertienda GNU, para preparar un entorno de tienda virtual que había sido comprado por Banesto a Teknoland y que dependía de la base de datos Informix y del servidor web de Netscape. En el porting, destinado a eliminar dependencias de software no-libre,  el servidor elegido fue Apache, y la base de datos Postgres.

También logré que Banesto patrocinara la primera Expo sobre Linux en España, Expo-Linux 2000, y colaboré con Juantomás García (a la sazón presidente de Hispalinux) para que el evento fuera un éxito. También queda algún vestigio de aquello, esta vez en iWorld.

Llevo instalando versiones de Linux en mis ordenadores desde 1994 (aun recuerdo las dificultades que suponía instalar el soporte de X-window en la distribución Slackware, una de las primeras), y uso Minix incluso desde antes (aun conservo mi diskette de 5 pulgadas y cuarto y el Libro de Andrew Tanembaum, que utilicé en 1987-88). Llegué a usar e instalar Coherent, un clon de Unix, francamente bueno, y en ocasiones consulto su excelente documentación en papel.

Posteriormente, he utilizado software libre y promovido su uso en las empresas en las que trabajaba en diferentes momentos de mi actividad profesional. Por ejemplo, en Mobipay, donde fui CTO y colaboré con un excelente profesional, Luis Colorado, que fue fundador y primer presidente de Hispalinux. También lo usamos en Camerfirma en la época en la que yo era Director General.

En la época en la que invertí en una empresa de venta de libros por  internet (Book on Hand) colaboré con otras impulsoras de la innovación y creamos la Asociación Impulsa Internet. Entre las empresas con las que colaboramos se creo el embrión de ASOLIF (Asociaciones de Software Libre Federadas) presidida por Daniel Amendáriz, Presidente a su vez de ESLE, Asociación de Empresas de Software Libre de Euskadi, y de Solimadrid, con Arena Futura de Paco Sadurní, o Airostel Consulting, de José María Pérez Soria.

En los años 2007 y 2008, junto con IFO, DyR y Gepelia creamos la primera solución empresarial de factura electrónica basada en software libre (en este caso OpenBravo), que generaba facturas en formato facturae (publicado en octubre de 2007 en la Orede PRE/2971/2007) y firmas electrónicas en formato XAdES-XL.

En la actualidad usamos software libre en mis empresas (Albalia, Atenea y EADTrust) para algunos servicios, y también en ciertos entornos de programación. Nuestros programadores programan en java y en C# y nuestras aplicaciones se ejecutan sin problemas en entornos .net, y también en entornos Linux, como Suse (de Novell) y Red Hat. Uno de los entornos en los que somos especialistas es el de Linux for zSeries (además de z/OS para zSeries, que es el S.O. corporativo por excelencia).

Dos de los desarrollos más importantes que hemos llevado a cabo recientemente, con el apoyo de Microsoft son libres, con licencia MSPL: FactOffice y Offinvoice (esta última con licencia dual, añadiendo como opción la EUPL).

Nuestras primeras versiones de Faccil (un portal de facturación electrónica en la nube) las desarrollamos en Ruby. Al rehacer todo el portal en Java, hemos  liberado el código fuente en Ruby  para que puedan crearse otros portales de factura electrónica o de ERP en modo ASP o SaaS.

En entornos zLinux y zOS somos partners de IBM y en la actualidad estamos en el proceso de convertirnos en partners de RedHat.

Nuestro producto, la suite BackTrust (y especialmente la versión para Mainframes zBackTrust) se entregan con código fuente (pagando un suplemento).

En mi casa, mis hijos usan Mac, con su Mac OS X – Snow Leopard  y yo lo he intentado. Finalmente, aprovecho la posibilidad de Bootcamp de Apple para utilizar en mi Macbook un entorno Windows 7  que me gusta más.

Esta larga explicación se resume en una conclusión: apoyo el software libre sin prejuicios ni dogmas y lo  uso o lo desarrollo en cada caso de la forma que considero mejor para mi empresa y para mis clientes. En unas  ocasiones el Software Libre es mejor y en otras no, o no está disponible.

Por eso me sorprende la radicalidad de algunos defensores del software libre que se consideran depositarios únicos de la verdad, y critican cualquier posición que no coincida milimétricamente con la suya. Afortunadamente, en el mundo de la informática y en la sociedad, las opiniones son diversas y los talibanes que han convertido su visión del software libre en una religión son una minoría (aunque hay que reconocer que generan mucho ruido). Mi mejor recomendación es que debe preservarse la libertad, para que los criterios profesionales de quienes tienen que tomar decisiones tecnológicas primen sobre las consignas.

Quienes quieren imponer el software libre por decreto, no confían en que se imponga por mérito. Y si el mérito está del lado del software no-libre, entonces habrá que reconocerlo cuando así sea.

Y desde el punto de vista de la industria, está claro que el software libre ha dado lugar a estrategias lucrativas. Pero cualquier otra estrategia que pase por cobrar licencias o por no suministrar el código fuente, es absolutamente respetable si supera las reglas y exigencias del mercado y de la competencia.

No creo que tener estas ideas sea ir contra el software libre.

(Sé que es otra guerra, pero tengo una opinión parececida sobre la competencia de las mujeres: quienes imponen las cuotas de mujeres en puestos de responsabilidad crean la duda respecto a si las mujeres que alcanzan esos puestos lo logran por sus méritos. Mientras no existía el concepto de las cuotas, siendo real la discriminación de la mujer, las que alcanzaban altos puestos demostraban que lo lograban por méritos sobresalientes, y contribuian a la erradicación paulatina de esa discriminación)

2 thoughts on “Impulsando el software libre

  1. Se nota que te has cruzado con algún taliban en el camino. Tranquilo Sr. Inza. Su agresividad será su propio desastre y todos los que defendemos el software libre lo sentiremos, pero será necesario deshacernos de tanto anormal.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s