Una Lex Digitais para la red


Carsten Moser, participante en la mesa de Saviálogos que trató de “La red Made in Europe”, en la que yo participé, ha publicado en el Xornal de Galicia  del 18/10/2009 las siguientes reflexiones:

Invitado por Caja Navarra, asistí a principios de octubre al encuentro Saviálogos 09 en Pamplona, participando en la mesa redonda La red cívica made in Europe, coordinada por Enrique Dans, del Instituto de Empresa de Madrid, y con colegas tan ilustres como Iosu Ion Imaz, presidente de Petronor; Lalo Azcona, presidente de Estudio de Comunicación, y el educador José Antonio Marina, entre otros. La discusión se centró en dos preguntas antagónicas: ¿Exige una Europa basada en valores y el respeto de los derechos fundamentales de sus ciudadanos un control más férreo de la red, sin que se intente desvirtuar su naturaleza? ¿O es preciso proteger la libertad de la red, evitando controles y solo asegurando la neutralidad de ésta?

La discusión fue acalorada. Mi posición en este asunto es que la red es un magnífico vehículo para la sociedad del conocimiento, con el único riesgo de que los que no saben leer ni escribir se queden rezagados para siempre en su desarrollo. También ha contribuido a una explosión de la productividad empresarial y del bienestar económico. Pero es una decepción como instrumento de distribución: excepciones como Amazon o E-Bay confirman la regla. Y en pocos campos de internet se gana dinero: en la pornografía (160 millones de páginas web activas en el mundo, según el semanario alemán Der Spiegel) y en juegos de azar y entretenimiento. Ambos sectores no son precisamente los que nos hacen avanzar como seres humanos.

Internet produce información a raudales, solo en Alemania hay 250.000 blogueros activos. Pero la información por sí sola no nos hace más libres si es trivial, destructiva, manipuladora. No está demostrado todavía que más información en la red signifique automáticamente una sociedad mejor informada y, por lo tanto, más culta.

Internet también es foro de comunicación y asociación entre jóvenes, solo Facebook cuenta con 250 millones de clientes. Los peligros que lleva consigo introducir datos personales en la red son: ciudadanos siempre más transparentes, con graves riesgos para el derecho a la intimidad, la propiedad y la seguridad. No está demostrado hasta ahora que más comunicación en internet signifique automáticamente una sociedad mejor comunicada y por lo tanto mejor estructurada.

En la política, la elección del presidente norteamericano Barack Obama, utilizando las redes sociales como instrumento decisivo de su campaña electoral ha abierto un nuevo rayo de esperanza para la comunicación sin intermediarios entre políticos y ciudadanos. Pero la máxima del editor brasileño Roberto Cívita sigue en pie: los políticos podrán ganar elecciones gracias a la televisión y ahora internet, pero las pierden por la influencia de la prensa escrita, que destapa sus carencias, contradicciones y corruptelas. No está demostrado hasta ahora que más interactividad entre políticos y ciudadanos en la red signifique automáticamente una sociedad más democrática y, por lo tanto, más libre.

Mi propuesta al debate: Habrá que hacer un intento de compaginar los derechos fundamentales del nombre y el Estado de Derecho con internet a través de un “código de conducta” (Lex Digitalis) análogo a las reglas de juego que ordenan el comercio mundial, porque sin reglas –a nivel europeo, pero mejor a nivel mundial– me temo que la red no será el gran instrumento para el avance de la humanidad, como algunos predicen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s