La Administración, disponible a un clic


Artículo de PC Actual (02-08-2009)

La Administración del futuro ya está aquí. Ya se han expedido casi 10 millones de DNI con chip integrado y hay más de un millar de servicios telemáticos disponibles en las páginas web de los poderes públicos

El último DNI sin circuito integrado, el del papel plastificado de siempre, se expidió en España en la comisaría de la Policía Nacional de Collado Villalba, en la sierra madrileña, el pasado 28 de noviembre y su destinatario era un joven de 20 años llamado Valentín Domínguez.

Las autoridades se afanaron ese día en convocar a la prensa porque la noticia suponía otro paso adelante en la popularización del DNI electrónico (o DNIe para abreviar) en este país, un proyecto en el que el Estado se ha gastado casi 130 millones de euros. A fecha de hoy, y según fuentes de la propia Policía Nacional, unos 10 millones de españoles cuentan con el documento digital en el bolsillo y a finales de año serán 12 millones.

Este rápido avance (el DNI electrónico se empezó a poner en circulación en Burgos en 2006 en un proyecto piloto y se calcula que ahora se entregan unos 25.000 al día) se debe a que en estos momentos hay más de 300 puntos de expedición, entre comisarías y equipos móviles rurales de la Policía.

Además, si antes los funcionarios tardaban 20 minutos en expedir el carné, ahora tardan la mitad por término medio. La tecnología de grabación es mejor y los funcionarios han adquirido más destreza, explican desde la Policía. Si los cálculos no fallan, la implantación será total en 2020, aunque hay que tener en cuenta que siempre puede haber alguna persona con el carné de siempre porque a los mayores de 70 años nadie les exige renovar a partir de esa edad su documento.

Pese a las cifras, en una reciente comparecencia pública, Antonio Rodríguez, comisario jefe de la Unidad de Documentación de Españoles y Archivos de la Policía Nacional, se quejaba de que el DNI con circuito integrado «se utiliza muy poco».

Según datos aportados por esta unidad, desde su arranque en 2006, el documento solo se ha empleado en dos millones y medio de operaciones telemáticas. «Hay que potenciarlo y acostumbrar a los ciudadanos a que hagan operaciones mercantiles con el certificado de firma electrónica que contiene», señalaba Rodríguez.

Para promover precisamente su uso, el Consejo de Ministros aprobó recientemente una partida de 14 millones de euros. Entre las medidas que contempla esta campaña de sensibilización está la de incentivar a los fabricantes de PC a incorporar lectores de DNI en sus máquinas.

Sus funciones principales

La página web oficial www.dnielectronico.es, un sitio de obligada visita para aquellos que quieran conocer los detalles de esta tecnología y sus posibles aplicaciones, deja claro que el nuevo documento sirve básicamente para dos cosas: acreditar la identidad de las personas que acceden a servicios telemáticos y firmar digitalmente documentos electrónicos, otorgándoles una validez jurídica equivalente a la que le proporciona la firma manuscrita.

Hay que dejar claro que la del DNI electrónico no es la única firma digital con validez, aunque sí será la más extendida y la más cómoda de usar porque, por la importancia del documento que la contiene, viaja siempre con su titular.

El DNI llega, pues, para agilizar los servicios y los negocios a través de Internet y disipar los miedos de aquellos que hasta ahora han sido renuentes a hacer trámites on-line, incluida la compra de artículos. Sin embargo, lo que previsiblemente más estimule el nuevo DNI será la administración electrónica.

Y es que su poseedor podrá realizar, en unos cuantos clics, gestiones que, en caso de personarse físicamente en la oficina de turno, le pueden llevar una mañana e interminables colas. Se calcula que hay disponibles hasta un millar de gestiones por vía telemática en páginas de ministerios, comunidades autónomas y ayuntamientos.

Así, el DNIe permite solicitar desde casa un historial laboral en la página de la Seguridad Social, reclamar la prestación por desempleo en el site del INEM o cumplimentar la Declaración de la Renta. También hace más fácil la consulta de los puntos del carné de conducir entrando en el portal de la DGT o incluso comprar letras del Tesoro.

Sin embargo, como dicen desde SCM, un fabricante alemán de lectores, todavía se pueden hacer pocas cosas con el DNI electrónico. A esta objeción habría que añadir otra. Y es que los servicios están todavía muy dispersos (repartidos por cientos de páginas) y todavía son muchos los organismos que están adaptando su «oficina virtual» al certificado y la firma electrónica que contiene el documento.

No es problema, por el contrario, la seguridad, pues, como aseguran desde SCM y desde la propia Policía Nacional, el nuevo documento supera con creces las garantías de sistemas anteriores. «La seguridad plena y absoluta no existe, pero el usuario no tiene por qué preocuparse», reiteran fuentes de la institución. El comisario jefe Antonio Rodríguez también lo tiene claro: «La desconfianza de los ciudadanos es totalmente infundada».

Servicios cercanos

Los organismos que más han trabajado en los últimos tiempos para llevar sus trámites a Internet son la Seguridad Social, Hacienda y el INEM. Es, sin duda, una noticia feliz en un momento en que las cifras de parados y, por lo tanto, el trabajo en estas administraciones se multiplican.

Pero para ser eficaz y para que el ciudadano perciba el DNI electrónico como algo útil, el documento debe permitir realizar los trámites más cercanos, los vinculados precisamente a los servicios que proporciona el ayuntamiento o los organismos dependientes de la Comunidad Autónoma.

En los ayuntamientos grandes, como los de Madrid o Barcelona, el ciudadano dispone hoy de herramientas para sacar adelante multitud de gestiones en la Web, aunque predominan las relacionadas con el pago o liquidación de impuestos, multas o tasas (hay que aclarar que el de Madrid todavía está trabajando para adaptar sus servicios, que son operativos con otros certificados, al nuevo DNI). También está a tiro de clic hacer cualquier cambio en el padrón municipal. Sin embargo, todavía quedan muchos servicios y gestiones por llevar a Internet.

Además, si uno se va al site de un consistorio más pequeño se encontrará con que no hay rastros de administración electrónica. Un botón de muestra: un ayuntamiento como el de La Orotava, en Tenerife, con 40.000 habitantes empadronados, no ofrece ningún servicio on-linea su parroquia. En definitiva, queda mucho camino por recorrer a la administración municipal.

Pero el DNI no solo permite sacarle partido a la incipiente administración electrónica española, también hay entidades financieras que ya cuentan con la opción de utilizar el documento, como sustitutivo de la tarjeta de crédito o débito, a la hora de hacer consultas u otras operaciones. Muchas cajas de ahorros, algunos bancos, como Inversis, Barclays o Bankinter, y empresas como Mapfre ya están dando esta posibilidad.

Además, muchos consideran que es cuestión de tiempo que las compras por Internet, donde hasta ahora el usuario no necesita acreditar que es quién dice ser, vayan respaldadas con el documento electrónico. Pero no queda ahí la cosa, el DNI digital permite incluso identificarnos para entrar en la red local de nuestra empresa.

Equipamiento mínimo

¿Qué hay que tener en casa para empezar a hacer gestiones con el DNI electrónico? Pues bien poco. En primer lugar, hay que hacerse con el documento, que es expedido por prácticamente todas las comisarías del país y tiene un coste de 10 euros.

Además, hay que tener un ordenador, una conexión a Internet y un lector de tarjetas (es fundamental que cumpla con el estándar ISO-7816) que bien puede venir incorporado en el teclado o bien se puede instalar de forma independiente a través de un puerto USB libre o conectándose a través de la tarjeta PCMCIA.

Este tipo de aparatos, que suelen entenderse con cualquier versión a partir de Windows 98, tienen unos precios que van de los 20 a los 30 euros y suele incluir los drivers y aplicaciones necesarias para empezar a operar. También hay lectores para bahías de 3,5 pulgadas integrables en la torre del ordenador.

Adicionalmente, para poder interaccionar con cualquier tarjeta cifrada, el equipo debe llevar instalado unas piezas de software denominadas módulos criptográficos. Si el sistema operativo es Windows, el PC debe cargar un servicio que se denomina Cryptographic Service Provider (CSP); mientras que si trabaja en un entorno Unix, Linux o Mac podemos utilizar el DNI electrónico a través de un módulo criptográfico denominado PKCS#11.

Todos estos componentes se pueden descargar desde www.dnielectronico.es/descargas, aunque también suelen venir en el CD de instalación de lector. De cualquier manera, lo más recomendable para poner a punto la instalación es seguir las recomendaciones que hace el fabricante.

Aunque todo parece sencillo y la página de la Policía Nacional que aporta toda la información referente al DNI electrónico es un prodigio de síntesis, fuentes cercanas a la propia Policía reconocen que la firma electrónica es asunto algo complejo para el ciudadano común, que por lo general está pez a la hora de instalar o sincronizar dispositivos.

No obstante, esas mismas fuentes aseguran que no debería suponer ningún problema para un usuario medio de informática. «La firma electrónica es algo complicado, pero también lo es configurar un router WiFi y hoy hay millones de hogares que lo tienen».

Por otra parte, es probable que en el futuro, en cuanto la demanda se imponga, se haga habitual el acceso desde lugares públicos a los servicios para los que está pensado el nuevo documento. Por el momento, son los más jóvenes los que más prueban.

Radiografía del DNIe

Adiós al plástico. El nuevo DNI electrónico, del tamaño habitual de las tarjetas de crédito, es un trozo de policarbonato, un material muy resistente que permite grabar datos que luego son muy difícilmente falsificables. El chip electrónico que incorpora almacena datos de filiación del titular, las imágenes digitalizadas de la fotografía y de la firma manuscrita, impresión dactilar (recogida por un escáner y no a través de una mancha de tinta), certificado de autenticación y de firma, certificado electrónico de la entidad emisora y un par de claves para cada certificado electrónico.

Los certificados electrónicos son el conjunto de datos incluidos en el chip que permiten la identificación de su titular (certificado de autenticación) y la firma electrónica de documentos (certificado de firma). Una de las claves es pública (es la única que «viaja» en las transacciones telemáticas) y otra es privada, pues nunca sale de la tarjeta en la que se encuentra. La primera permite autentificar la identidad de un ciudadano, mientras que la segunda se utiliza para ejecutar el procedimiento de la firma electrónica.

Además, el poseedor del DNI electrónico recibe una clave de acceso privada, como si de una tarjeta de crédito se tratase, con el fin de garantizar aún más la seguridad. Este PIN, una clave alfanumérica que tendrá como mínimo ocho caracteres y sin significado claro, que se recomienda memorizar y en ningún caso llevar anotado junto al documento, puede ser cambiado acudiendo a la oficina de expedición o mediante una operación en Internet. De la misma forma, se puede desbloquear en caso de marcarlo erróneamente varias veces.

La ley favorece e impulsa su uso

El DNI electrónico ha sido, junto a la factura electrónica, uno de los puntos estrella del Plan Avanza, una de grandes apuestas del Gobierno en materia de desarrollo de la Sociedad de la Información y que contempla una inversión anual de unos 1.500 millones de euros hasta 2010.

La ley que respalda la implantación de esta tecnología es la 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, que garantiza que todos los servicios de las distintas administraciones (central, autonómica y local) estén disponibles por vía telemática el1 de enero del próximo año.

Este texto no solo reconoce el derecho de los usuarios, sino que también establece la obligación de los poderes públicos de llevar todas sus gestiones a Internet. Este texto también dictamina que las páginas de la Administración cumplan con los estándares más exigentes en materia de accesibilidad y usabilidad. Antes, en 2003, la LSSI (Ley de Servicios de la Socidad de la Información) también supuso un avance importante al equiparar la firma electrónica a la escrita.

Lectores para el nuevo DNI

  • Smart DNIe. El lector USB de Zaapa de cuidado diseño y muy reducidas dimensiones se conecta a cualquier puerto USB libre del portátil o el sobremesa. Su precio: 19,95 euros.
  • Chipdrive My eDNI. SCM ha vendido más de 15 millones de lectores de tarjetas inteligentes. Su Chipdrive My eDNI está adaptado a las necesidades específicas de la administración española y tiene un coste que ronda los 20 euros.
  • Teclado, PCMCIA y para torre de C3PO. La lectura del DNI electrónico también se puede hacer desde una unidad situada en el teclado. Es el caso de este dispositivo que C3PO comercializa por 29 euros. Las ranuras PCMCIA también pueden hacer de interfaz para un lector de tarjetas inteligentes. Para aprovechar estas entradas C3PO propone el modelo 4040, que tiene un coste de 48 euros. Por último, también dispone de un lector para el PC de sobremesa que se puede encajar en la bahía para la disquetera de 3,5 pulgadas. Su precio es de 42 euros.
  • ChipNet. La firma CySD cuenta tres lectores, ChipNet COMBI (29e), EzMini (26e) y iMicro (39e), para realizar gestiones virtuales mediante el uso de DNIe o de otros certificados (CERES-FNMT, Camerfirma…). De rápida instalación, cumplen con el estándar CCID y algunos permiten, además, gestionar tarjetas de memoria tradicionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s