Firma manuscrita digitalizada avanzada en las administraciones públicas


La digitalización de los administraciones públicas ha pasado a ser obligatoria con la aprobación de la Ley 39/2015 del procedimiento administrativo común y las administraciones públicas, estatales, autonómicas y locales deben dotarse de las herramientas necesarias para atender a los ciudadanos de una manera rápida, eficaz y segura.

La aplicación de la citada Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las administraciones públicas obliga a los entes públicos a evolucionar hacia la administración sin papeles de forma que las solicitudes y trámites puedan realizarse en formato electrónico. La administración íntegramente electrónica mejorará en eficacia y en eficiencia la gestión pública, dotará de mayor celeridad a los trámites y permitirá ahorrar costes a la administración y al administrado.

No obstante, digitalizar los procesos es una tarea costosa que requiere soluciones tecnológicas adecuadas.

La administración pública debe comprometerse a disponer de métodos digitales legalmente válidos y sencillos de usar, especialmente para los ciudadanos, para poder formular solicitudes, presentar declaraciones responsables o comunicaciones, interponer recursos, desistir de acciones o renunciar a derechos.

Los organismos públicos deben garantizar que los ciudadanos (incluyendo los representantes de las empresas)  puedan relacionarse con ellos a través de los medios electrónicos poniendo a disposición canales de acceso, sistemas y aplicaciones seguras.

Dos aspectos claves de esta relación son la acreditación de la identidad (según lo define el artículo 9) y la firma electrónica  (según lo define el artículo 10). Es importante señalar que muchos procedimientos requieren identificación  y otros requieren firma (cuando verdaderamente sea necesario prestar consentimiento).

Aunque la norma se orienta hacia la firma electrónica basada en certificados, deja margen para gestionar firmas avanzadas, no basadas en certificados, como sucede con el caso de la gestión de firmas manuscritas digitalizadas.

A la hora de implantar un sistema de firma manuscrita digitalizada en un organismo hay que tener en cuenta las garantías que se ofrecen por parte del sistema sobre seguridad técnica y jurídica. Es importante garantizar que durante el proceso de firma y de custodia del documento firmado electrónicamente no se podrán manipular los datos biométricos de la firma.

En el nuevo marco jurídico administrativo, muchos ciudadanos continuarán acudiendo a las oficinas de atención presencial para realizar sus trámites con la ayuda de funcionarios habilitados, pero los trámites se cursarán de forma digital. Tiene sentido que, aunque el funcionario se identifique y firme con su certificado electrónico, los ciudadanos que no se manejen con esa tecnología puedan firmar los escritos  de su puño y letra, pero de forma que el documento electrónico que firman preserve la información de su firma de forma digital.

Los sistemas de firma biométrica o grafométrica permiten firmar en una tableta u otro dispositivo móvil obteniendo una firma manuscrita en soporte digital  con valor legal. De esta manera se agiliza el trámite a realizar potenciando la administración electrónica.

La firma en tabletas o dispositivos móviles, a priori, no permite por si misma garantizar la integridad y autenticidad de la documentación firmada a no ser que se apliquen ciertas medidas de seguridad como el cifrado de la información biométrica.

Se debe usar una combinación de medios tecnológicos y de procedimientos que permiten dar garantías a la firma, recogiendo entre otras aspectos evidencias electrónicas del contexto de la transacción.

Las plataformas de  firma digital permiten la automatización del proceso administrativo de recogida de firma, de envío, de registro y de archivo. Y eventualmente de gestión de controversias respecto a la atribución de la firma al firmante, en un contexto en que se tenga que demostrar esta vinculación.

Para tener la certeza de que un  plataforma es adecuada para la gestión de firmas manuscritas digitalizadas avanzadas (FMDA) es conveniente que esta pueda aportar un certificado de idoneidad tras haber superado una auditoría.

EADTrust cuenta con experiencia para la realización de auditorías de FMDA y avala a las  plataformas y soluciones que han superado sus auditorías.

Son auditorías que se enmarcan en un esquema de evaluación soportado por TCAB (Trust Conformity Assessment Body) que permite que en cada país pueda desarrollarse un modelo específico orientado al contexto normativo del país, especialmente en lo relativo a las normas procesales.

Entre los principios que se revisan se destacan los siguientes:

  1. Captura de elementos biométricos dinámicos de la firma asociados a sus datos de producción
  2. Vinculación biunívoca de los elementos biométricos con el documento firmado
  3. Imposibilidad de incrustar la firma en otros documentos
  4. Autenticidad del documento y vinculación con el firmante
  5. Confidencialidad de los datos biométricos y Protección de la información conforme a la LOPD
  6. Posibilidad de comprobar la firma por el titular
  7. Posibilidad de demostrar la validez de la firma en un proceso litigioso
  8. Simetría probatoria
  9. Soporte duradero
  10. Existencia de un procedimiento de detección y notificación a la autoridad de protección de datos de incidentes de seguridad que afecten a datos de carácter personal.

 

Cambios en las domiciliaciones SEPA desde noviembre de 2016


En los dos últimos años, tanto las entidades financieras como las que giran adeudos por domiciliaciones a través de ellas, según la normativa “Cuaderno AEB 19 de recibos” (antiguo cuaderno CSB 19 o variantes modernas AEB 19.14 y AEB 19.44),  se  han ido adaptando a todos los cambios necesarios para cumplir con la normativa europea, de manera que todos los ficheros emitidos tuvieran el formato único europeo SEPA.

Actualmente en España existen dos modelos de cuadernos de adeudos SEPA que permiten presentarlos en plazos distintos, a elección del usuario y de la localización de la entidad de destino:

  • Esquema CORE: con plazos de 4 días si el adeudo es recurrente o último  y 7 días si el adeudo es el primero o único.
  • Esquema COR1: con plazos de 1 día antes de la fecha de vencimiento del recibo siempre que los adeudos sean nacionales.

A partir del 21 de noviembre de 2016, el esquema COR1 desapare en España y solamente se pueden enviar cuadernos en formato CORE.

Sin embargo, los plazos que tiene este esquema CORE a partir del cambio, son los mismos que el establecido para el COR1, es decir, todos los adeudos, sea cual sea su tipología se podrán presentar hasta un día antes de su fecha de vencimiento. Además ya no hace falta distinguir si el adeudo es el primero en caso de adeudo periódico o recurrente, sino que se delega a la entidad del deudor la operativa de identificar el primer adeudo en caso de este tipo de adeudos.

Por lo tanto, a partir de la fecha indicada sólo existirá un modelo de cuaderno 19, con todas las ventajas que supone el presentar cualquier tipo de adeudo hasta el día anterior a su vencimiento y que afectará por igual tanto al cuaderno tradicional (19.14) como al cuaderno de adeudos domiciliados orientados a empresas B2B (19.44).

FprEN 16931-1 Facturación electrónica – Parte 1: Modelo de datos semántico de los elementos básicos de una factura electrónica


e-invoicingYa está disponible en las tiendas on-line de estándares el borrador de la norma FprEN 16931-1 Electronic invoicing – Part 1: Semantic data model of the core elements of an electronic invoice

Esta Norma Europea establece un modelo de datos semántico de los elementos centrales de una factura electrónica. El modelo semántico incluye sólo los elementos esenciales de información que una factura electrónica necesita para garantizar el cumplimiento legal (incluido el fiscal) y permitir la interoperabilidad para el comercio transfronterizo, transversal y para el comercio interior.

El modelo semántico puede ser utilizado por las organizaciones de los sectores público y privado para la facturación en un contexto de contratación pública.

También puede utilizarse para la facturación entre empresas del sector privado. Esta norma europea cumple al menos los siguientes criterios:

  • es tecnológicamente neutra;
  • es compatible con las normas internacionales de aplicación en materia de facturación electrónica;
  • tiene en cuenta las necesidades de protección de datos de carácter personal de conformidad con la Directiva 95/46 / CE, un enfoque de “protección de datos por diseño” y los principios de proporcionalidad, minimización de datos y limitación de objetivos; es compatible con las disposiciones de aplicación de la Directiva 2006/112 / CE;
  • permite el establecimiento de sistemas de facturación electrónica prácticos, fáciles de utilizar, flexibles y rentables;
  • tiene en cuenta las necesidades especiales de las pequeñas y medianas empresas, así como de los poderes adjudicadores subcentrales y las entidades adjudicadoras del sector público;
  • es apto para ser utilizado en transacciones comerciales entre empresas

Sin embargo, no recoge el elemento semántico que permita indicar el mecanismo de autenticidad e integridad previsto en la Directiva 2010/45/UE del Consejo, de 13 de julio de 2010, por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE relativa al sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido, en lo que respecta a las normas de facturación.

OJO. No confundir esta norma con la ISO 19631 (2009) Animal and vegetable fats and oils. Determination of polymerized triacylglycerols by high-performance size- exclusion chromatography (HPSEC)

En español UNE-EN ISO 16931:2010 Aceites y grasas de origen animal y vegetal. Determinación de triacilgliceroles polimerizados mediante cromatografía de exclusión de tamaño de alta resolución (HPSEC). (ISO 16931:2009)

Diebold Nixdorf se estrena en la Bolsa de Nueva York


Ayer 17 de enero de 2017 fue el día en que la empresa Diebold Nixdorf empezó a cotizar como tal en la Bolsa de Nueva York, tras el proceso de fusión de las dos entidades de procedencia Diebold y Wincor Nixdorf.

diebold-nixdorf-nyse

Me produce cierta satisfacción ver que se preserva la referencia a Nixdorf, empresa en la que trabajé hasta su fusión con la división de informática de Siemens (también trabajé en la empresa fusionada).

Yo fuí el último empleado que contrató Nixdorf España antes de la fusión, con un gran reto por delante: el despliegue de la infraestructura de Ofimática y Comunicaciones del nuevo edificio de Tres Cantos, en construcción en aquel momento. Agradezco a Francisco Antón el haber confiado en mi para aquel reto.

Preservar esta referencia es preservar una marca que se identificaba con la calidad y el buen servicio, algo en lo que los empleados de Nixdorf estábamos muy motivados, y siempre nos recordaba Francisco Robert.

Y es preservar el recuerdo de Heinz Nixdorf, que fundó Nixdorf Computer AG en 1952. Una de las empresas señeras de informática europeas.

Tras aquella fusión, Siemens Nixdorf Retail and Banking Systems GmbH fue adquirida el 1 de octubre de 1999 por Kohlberg Kravis Roberts y Goldman Sachs Capital Partners y pasó a denominarse Wincor Nixdorf, y salió a Bolsa en 2004.

dn-diebold-nixdorf-logoYa he publicado un par de referencias al proceso de fusión entre Diebold y Wincor Nixdorf:

Nuevas unidades de estado sólido M.2 2280 SATA SSD


ssd_m6g-2280_04En 2014 aparecieron en el mercado unas nuevas unidades de disco duro compactas, con tecnología SSD y diferentes posibilidades de interfaz eléctrico (PCIe – PCI express 3.0,  con driver AHCI -Advanced Host Controller Interface- o NVMe -Non-Volatile Memory Express, más rápido-, Serial ATA 3.0 y USB 3.0) para facilitar su integración en equipos de menos tamaño y menor consumo, como los Ultrabook. Vinieron acompañando a los diseños de nueva generación del chipset Intel® Z97.

Los dispositivos identificados con las referencia “M.2 2280” no usan caja embellecedora y dejan a la vista los componentes electrónicos. Sus dimensiones son de 22mm x 80mm.

Con el tiempo acabarán desplazando a las unidades SATA de 2,5 pulgadas. Aunque claro, antes tienen que desaparecer las de SATA de 3,5 pulgadas que todavía se usan para capacidades por encima de los 4 Tb. Hasta ese límite ya están llegando también los SATA de 3,5 pulgadas.

Quedan dudas sobre qué sucederá con otros dispositivos compactos como los SATA de 1,8 pulgadas,  los mSATA (de 51 x 30 mm), los mSATA-mini (de 26.8 x 30.0 mm), o los microSSD (con encapsulado BGA-ball grid array– y disposición JEDEC MO-276 para soldadura directa a la placa, con dimensiones de 16 mm x 20 mm).

Anteriormente ya estaban disponibles los tamaños SSD M.2 2260 SATA que equipaban, por ejemplo, algunos modelos de ASUS Zenbook™.

Los dispositivos M.2 2260 tienen una longitud de 60 milímetros y los M.2 2242 tienen una longitud de 42 milímetros (el número del modelo tras M.2 indica con las dos primeras cifras la anchura y con las otras dos la longitud).

Las unidades SSD M.2 2280 SATA están disponibles en capacidades de 120GB, 240GB y 480GB y pronto podrán verse las de 960 GB.

La tecnología utilizada es NAND Flash (con variantes como 3D NAND o V-NAND) lo que la hace resistente a golpes (al carecer de partes móviles, como el resto de dispositivos con tecnologías SSD y SD) y de bajo consumo energético.

Las velocidades de la Interfaz SATA Rev. 3.0  usadas en estos dispositivos permite tasas de transferencia de 6Gb/ y con la intefaz NVMe (las tasas de transferencia sostenidas triplican a las de los dispositivos SSD de 2,5 pulgadas).

 

Documentos ISACA para asociados


Dentro del área de Publicaciones de la Asociación ISACA (que en el pasado eran las iniciales de Information Systems Audit and Control Association) se han publicación los CUADERNOS desarrollados por las diferentes Comisiones de Estudio e  Investigación del Capítulo de Madrid de  ISACA, en los últimos años.
Los socios de ISACA encontrarán varios cuadernos técnicos que recogen el resultado del trabajo realizado por las diferentes comisiones, en las que han trabajado profesionales de diferentes ámbitos de actividad.
Estos son los títulos de los cuadernos publicados:
  • Cuaderno_0008 – Nuevas Técnicas Avanzadas de Auditoria Continua.
  • Cuaderno_0007 – Internet de las Cosas
  • Cuaderno_0006 – Auditoría Continua sobre entorno GRC
  • Cuaderno _0005 – Computación en la Nube_Aspectos a considerar.
  • Cuaderno_0004 – Auditoría de la Capacidad Forense
  • Cuaderno_0003 – King III.
  • Cuaderno_0002 – Arquitectura de Empresa_Fase I
  • Cuaderno _0001 – Gobierno Corporativo IT Guía Breve de Autoevaluación (GBA)

Estos cuadernos han sido presentados en diferentes eventos organizados por ISACA, como la High Level Conference on Assurance 2016, anteriores Jornadas Técnicas, Jueves de ISACA y otros.

Comisiones bancarias en los cajeros automáticos


Desde el 1 de enero de 2016 las comisiones que cobran las entidades financieras en los cajeros automáticos ha cambiado y ya no dependen de la red a la que pertenece la entidad que emite la tarjeta o a la que se asocia la entidad que instala el cajero.

De hecho, este argumento es esencial para demostrar la competencia entre entidades de cara a la CNMC en la iniciativa de fusión de redes y de esquemas de medios de pago recientemente aprobada por los consejos de Euro 6000, Sistema 4B y Servired, que defiende que la fusión reducirá los costes a las entidades y podría facilitar la reducción de comisiones y la mejora del servicio.

Independientemente de la red de cajeros, la entidad propietaria del cajero cobra a la entidad que emite la tarjeta, y es esta la que decide si repercute la comisión al titular de la tarjeta o no lo hace.

Hasta marzo de 2015, las entidades financieras se cobraban entre sí unas comisiones definidas en el marco de la red de medios de pago a la que pertenecían, Euro 6000, Sistema 4B y Servired, y eran relativamente bajas (entre 0,45€ y 0,75€ por operación).

Por aquel entonces, era la entidad emisora de la tarjeta y no la entidad propietaria del cajero la que decidía si le  trasladaba o no a su cliente esas comisiones. En muchos casos, ocurría incluso que la entidad emisora de la tarjeta  cobraba a su propio cliente una cantidad superior a la que le había cobrado a ella la entidad propietaria del cajero.

En abril de 2015, CaixaBank empezó a cobrar 2 euros unilateralmente a los clientes de otras entidades que sacaban efectivo en sus cajeros. Otras entidades, como BBVA,  y Santander anunciaron que harían lo mismo. Esto hacía que el consumidor se encontrara con que, en ocasiones, tenía que pagar dos comisiones: la que empezaron a cobrar algunos bancos por usar su cajero sin ser cliente y la que existía de siempre, la llamada tasa de intercambio que se cobraban los bancos entre sí para cubrir los costes del servicio -y que de media era de 0,6 euros por operación-, que normalmente se traspasaba al consumidor.

Esta situación perjudicaba a los usuarios de las entidades con menos red de cajeros, como por ejemplo ING, Arquia, o Targo Bank que podían sacar dinero gratis porque, aunque esta entidad pagaba al resto de los bancos la tasa de intercambio, no se la repercutía a sus clientes.

Ante la doble comisión generada por la decisión unilateral de algunas entidades financieras, y el revuelo social generado, que llevó a los tribunales a las entidades impulsoras de las iniciativas de doble cobro,  el Ministerio de Economía aprobó el Real Decreto-Ley 11/2015, por el que se creó un sistema nuevo que reguló un aspecto de las comisiones que no había necesitado regulación hasta ese momento.

Con esta norma:

  • Cada entidad decide qué comisión cobrará por el uso de sus cajeros.
  • Esta nueva comisión no se la cobrará directamente al usuario, sino a la entidad emisora de la tarjeta.
  • La entidad emisora de la tarjeta decide si se la repercute al titular de la tarjeta o no. Total o parcialmente.
  • En caso de que decida repercutirla al usuario, no podrá cobrarle más de lo que le haya cobrado el banco propietario del cajero.

Poco después de aprobar el decreto, el subsecretario de Economía y Competitividad, Miguel Temboury, calificaba de “desorbitado” cobrar 2 euros por usar un cajero, algo que no tenía justificación a su entender, pero que sigue haciendo la Caixa.

En lo que todas las entidades coinciden, por ahora, es en que ninguna cobrará a sus prpios clientes por retirar efectivo de sus cajeros en modalidad de débito.

Por otra parte, la mayoría ha decidido repercutir a sus clientes la comisión que les cobre el banco propietario del cajero en su totalidad, aunque algunas la seguirán asumiendo en determinados casos.

El cliente conocerá de antemano el posible coste de la operación, ya que aparecerá un mensaje en la pantalla del cajero, y podrá cancelar la retirada de efectivo si no está dispuesto a asumir la comisión.

El contexto actual de comisiones es el siguiente:

CaixaBank (unos 9.600 cajeros propios)

  • Cobrará 2 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.
  • Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, CaixaBank le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco.

BBVA, Catalunya Banc y Uno-e (7.176 cajeros)

  • Cobrará 1,87 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.
  • Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, BBVA le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco.

Santander (casi 5.000 cajeros)

  • Cobrará 1,85 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.
  • Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, Santander le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco. Por ahora, la entidad que preside Ana Botín no contempla acuerdos bilaterales con otros bancos.

Bankia (más de 5.500 cajeros)

  • La entidad nacionalizada cobrará 0,98 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades financieras.
  • A un cliente que saque dinero de un cajero de Banco Sabadell o de la red Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, Bankia le repercutirá una comisión de 0,65 euros.
  • Cada mes serán gratuitas las cuatro primeras extracciones en los cajeros de Sabadell o red Euro 6000 si el cliente de Bankia tiene “ingresos domiciliados”.
  • Si es cliente de Bankia y saca dinero de cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Banco Popular: Popular, Pastor y Targobank (2.712 cajeros)

  • Cobrará por el uso de sus cajeros 1,5 euros a los otros bancos.
  • Si tiene una tarjeta de este grupo y retira efectivo de un cajero de Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Bankinter y Cajamar, se cobrarán 0,65 euros de comisión.
  • Sacar dinero en cualquier otra entidad costará al cliente del grupo toda la comisión que le cobre el propietario del cajero.

Banco Sabadell (3.246 cajeros)

  • Cobrará por el uso de sus cajeros 1,8 euros a los otros bancos.
  • Si es cliente y retira efectivo de un cajero de Bankia o de la red Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, el Banco Sabadell le repercutirá una comisión de 0,65 euros. El banco no aplicará ningún coste a los clientes con más vinculación (el 85% de la operativa).
  • Si saca dinero de cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

ING (103 cajeros)

  • Cobrará a las otras entidades 0,5 euros por cada cliente que use sus cajeros. Considera que esa comisión responde a los costes reales de la operación y califica de “desorbitadas” comisiones de 2 euros.
  • Los clientes de ING Direct pueden sacar dinero sin pagar comisiones en los cajeros de Banca March y del Grupo Banco Popular (Popular, Pastor y TargoBank) de todo el país.
  • También será gratis retirar efectivo de los cajeros de Bankia y Bankinter de todo el territorio nacional, siempre y cuando se saquen más de 90 euros. Si la cantidad es inferior, ING le repercutirá la comisión correspondiente en su totalidad (0,98 euros en el caso de Bankia y 1 euro en el de Bankinter).
  • Si un cliente saca dinero en cualquier otro banco fuera de la Comunidad de Madrid, tampoco pagará comisiones siempre y cuando retire más de 200 euros. Si saca menos de esa cifra, ING le repercutirá de forma íntegra la comisión que le cobre el propietario del cajero.

Evo Banco (52 cajeros)

  • Cobrará 0,65 euros por el uso de sus cajeros al resto de bancos.
  • No trasladará a sus clientes la comisión le que cobren el resto de bancos siempre y cuando se retiren más de 120 euros.
  • En caso de que un cliente saque menos de esa cantidad, Evo Banco tampoco le cobrará comisión si lo hace en uno de los cajeros del Grupo Banco Popular (Popular, Pastor y Targo Bank) y los pertenecientes a las entidades Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-.
  • Repercutirá a su cliente de forma íntegra la comisión que le cobre el propietario del cajero cuando retire menos de 120 euros en el resto de entidades del país.

Bankinter (algo menos de 400 cajeros)

  • Cobrará entre 0,65 y 0,8 euros -en función de lo pactado- a Grupo Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Deutsche Bank y Banca MarchAl resto de entidades, la cantidad será de 1 euro.
  • Sus clientes pueden retirar dinero de manera gratuita en los cajeros de Grupo Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Deutsche Bank y Banca March. La entidad ha decidido asumir los entre 0,65 y 0,8 euros de comisión que debe pagar a estos bancos.
  • A un cliente que saque dinero en cualquier otra entidad se le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Abanca (1.034 cajeros)

  • Cobrará 0,45 euros a las entidades de la red Euro 6000 y 0,65 euros a Bankia y Sabadell. Al resto de bancos, 1,95 euros.
  • Un cliente de Abanca fuera de Galicia puede sacar dinero gratuitamente de las demás entidades de la red Euro 6000, de Bankia y de Banco Sabadell, con un límite de hasta cinco operaciones al mes.
  • Si se supera este límite, el cliente abonará 0,45 euros por operación en los cajeros de Euro 6000 y 0,65 euros en los de Bankia y Banco Sabadell. “Estos importes se corresponden estrictamente con los costes del servicio y no suponen margen alguno para las entidades”, dice la entidad.
  • Dentro de Galicia se cobrarán esas mismas comisiones a los clientes que retiren efectivo del resto de la red Euro 6000, Bankia y Sabadell.
  • Para el resto de entidades, Abanca repercutirá a su cliente la comisión cobrada por el propietario del cajero.

Laboral Kutxa (613 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 1,5 euros por el uso de sus cajeros.
  • A sus clientes que saque dinero en un cajero del Grupo Banco Popular, Bankinter, Cajamar y Cajas Rurales les cobrará 0,65 euros.
  • Si se saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre esa entidad.

Kutxabank y Cajasur (2.039 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 1,9 euros por usar sus cajeros.
  • Kutxabank no cobrará a sus clientes de fuera del País Vasco por sacar dinero a débito en los cajeros de la red Euro 6000, de Bankia y de Banco Sabadell de sus respectivas comunidades autónomas, siempre y cuando no realicen más de tres operaciones de extracción al mes.
  • Si se superan estas tres operaciones, el banco cobrará 0,45 euros a sus clientes de fuera del País Vasco por retirar dinero de cajeros de la red Euro 6000. El coste será de 0,65 euros si la extracción se efectúa en las máquinas de Bankia y Banco Sabadell.
  • Se cobrarán esas mismas comisiones a los clientes que retiren efectivo del resto de la red Euro 6000, Bankia y Sabadell dentro del País Vasco. Kutxabank asegura que no hay municipio en Euskadi que no tenga un cajero de su propiedad y que, donde no existe un cajero de su propiedad es porque no hay ninguno.
  • Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Unicaja Banco: Unicaja y EspañaDuero (1.600 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 2 euros por usar sus cajeros. Si la tarjeta es de la red Euro 6000, la comisión que se aplica a la entidad emisora de la tarjeta es de 0,45 euros; si está emitida por Bankia o Sabadell, cobrará 0,65 euros.
  • Sus clientes podrán sacar gratis cuatro veces al mes en cualquier cajero de la red Euro 6000, Bankia y Banco Sabadell, menos en las provincias de León, Zamora, Palencia, Valladolid, Salamanca, Soria, Cáceres y Málaga (en las que tienen mayor presencia de cajeros). A partir de la quinta operación, el coste será de 0,45 euros en la red Euro 6000 y 0,65 euros en cajeros de Bankia y Sabadell.
  • Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Liberbank (1.340 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 2 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (que pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros).
  • No repercutirá a sus clientes las comisiones al sacar en cajeros de Bankia, Banco Sabadell y Euro 6000, siempre que extraigan más de 100 euros. No cobrará en ningún caso a sus clientes titulares de las tarjetas jóvenes denominadas ‘Max Junior’ y ‘Max Joven’.
  • Si son menos de 100 euros, el coste de la operación será de 0,45 euros en la red Euro 6000 y de 0,65 euros en cajeros de Bankia y Sabadell.
  • Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Ibercaja (1.551 cajeros)

  • Ibercaja cobrará a las entidades 1,8 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros).
  • Cobrará a sus clientes por sacar en las entidades de la red Euro 6000 -que incluye también a Kutxabank, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, una comisión de 0,45 euros. En el caso de Bankia y Banco Sabadell serán 0,65 euros.
  • Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

BMN (1.256 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 1,8 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros).
  • Cobrará a sus clientes por sacar en las entidades de la red Euro 6000 -que incluye también a Kutxabank, Grupo Liberbank, Ibercaja, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, una comisión de 0,45 euros. En el caso de Bankia y Banco Sabadell serán 0,65 euros. Cuenta con condiciones especiales para los clientes de la Tarifa Plana Mediterránea.
  • Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Cajamar (1.300 cajeros)

  • Cobrará a las entidades 1,5 euros por usar sus cajeros, salvo a Bankinter, Grupo Banco Popular, Banca Pueyo, Banco Caminos y todas las cajas rurales y cooperativas de crédito españolas, a las que cobrará 0,65 euros.
  • Cobrará a sus clientes, como norma general, 0,65 euros si sacan dinero de un cajero de Bankinter, Grupo Banco Popular, Banca Pueyo, Banco Caminos y todas las cajas rurales y cooperativas de crédito españolas. En los territorios donde Cajamar no tenga una red de cajeros consolidada, y siempre en esas entidades con las que ha llegado un acuerdo, las cuatro primeras retiradas de efectivo de cada mes serán gratuitas.
  • Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Banca March (alrededor de 500 cajeros propios)

  • La entidad no ha facilitado a RTVE.es datos sobre cuánto cobrará a las entidades por usar sus cajeros.
  • Sus clientes pueden retirar dinero de manera gratuita en los cajeros de Grupo Banco Popular, ING Direct, Bankinter y Deutsche Bank de la Península. La entidad asume la comisión que debe pagar a estos bancos.
  • En Baleares y Canarias, solo será gratuito retirar efectivo en los cajeros de Banca March.
  • Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Cajas Rurales (alrededor de 2.700 cajeros)

  • Las cajas rurales (del grupo gestionado por Rural Servicios informáticos, gestión separada a las del Grupo Cajamar)  tienen alrededor de  2.700 cajeros en los que sus clientes pueden retirar dinero sin comisiones. Además, los clientes de las Cajas Rurales pueden realizar retiradas de dinero de forma gratuita en cajeros del Grupo Banco Popular, Grupo Cajamar, Laboral Kutxa y Bankinter (donde las entidades del Grupo Caja Rural no tengan presencia).

Banco Mediolanum

  • Mantiene su política de retirada gratuita de efectivo en todos los cajeros hasta un máximo de 52 retiradas anuales.