Declaración de Conformidad ENI, ENS, EJIS


EADTrust, Prestador de Servicios de Confianza Digital, ha desarrollado una metodología para certificar declaraciones de conformidad en el marco del ENI (Esquema Nacional de Interoperabilidad), el ENS (Esquema Nacional de Seguridad) y el EJIS (Esquema Judicial de Interoperabilidad y Seguridfad). Según el contexto, se aplica como norma de referencia la Ley 11/2007 (Administraciones Públicas) o la Ley 18/2011 (Administración de Justicia).

En la actualidad, las declaraciones de conformidad son declaraciones unilaterales de cumplimiento de un determinado modelo normativo, en un contexto muy amplio de exigencias insoslayables y buenas prácticas de adopción voluntaria. El modelo de EADTrust establece un sistema de varios niveles que permite acreditar mediante la auditoría realizada por sus especialistas el cumplimiento mínimo imprescindible del modelo normativo (ENI, ENS, EJIS) y la adopción adicional de procedimientos o despliegue de funcionalidades de administración pública electrónica  o de administración de justicia electrónica.

De esta forma, gracias a la certificación de declaraciones de conformidad, se expresa el compromiso del órgano requirente respecto al cumplimiento de la normativa e incluso la excelencia en el despliegue de iniciativas de administración electrónica, y su sometimiento a que sea un tercero el que compruebe el cumplimiento normativo y la debida diligencia de sus gestores.

Para solicitar el servicio contacte con EADTrust en el 917160555 o el 902 365 612

El pagaré electrónico y la “Unicidad de fin”


De vez en cuando tengo ocasión de recordar con algún colega  como pueden gestionarse los documentos electrónicos destinados a ser títulos cambiarios, para garantizar entre otras la propiedad de la “endosabilidad“.

Siempre ha sido un tema que me ha preocupado el de garantizar la “unicidad de fin“. Este es un concepto sobre el que llevo evangelizando hace más de 15 años y me ha sorprendido (gratamente) verlo recogido en sentencias de la Corte Suprema de Colombia.

La “Unicidad de fin” supone la posibilidad de distinguir un original electrónico de su copia, la posibilidad de hacer anotaciones que afectan a sus efectos jurídicos a lo largo del tiempo e incluso permitir comprobar que, de dar soporte a un derecho singular, este se ha hecho efectivo (por ejemplo acceder al recinto de un espectáculo, misión del ticket o entrada electrónicos). Y, de ser necesario, permitir transmitir la propiedad del documento (y el derecho que represente)  de una persona a otra (por ejemplo, el derecho de cobro de un pagaré electrónico del endosante al endosatario).

En el caso de los pagarés electrónicos  esto es posible porque los requisitos formales son más laxos que los del cheque y la letra de cambio, que, con la normativa actual, la Ley 19/1985, de 16 de julio, Cambiaria y del Cheque (con la Orden de 30 de junio de 1999, por la que se aprueba el modelo de letra de cambio), están orientados a documentos en papel.

En otros artículos he hablado de estos temas:

Hace unos años colaboré en un proyecto piloto sobre pagaré electrónico (el proyecto del programa PISTA impulsado por el MCyT denominado FIRMA) que demostró la viabilidad de la gestión cambiaria electrónica con posibilidad de endoso. Se presentó un resumen en Tecnimap.

 

La Corte Suprema de Argentina amplía el uso de la notificación electrónica


Desde el 14 de octubre de 2013 se aplica a los recursos ordinarios y de queja por su denegatoria, a las denuncias por retardo y denegación de justicia y presentaciones varias. Y a partir del 1° de noviembre a las causas ante la Secretaría de Juicios Originarios

En Argentina, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) amplió la aplicación del sistema de notificaciones electrónicas reglamentado por la Acordada 31/2011 a los recursos ordinarios y de ser denegados los recursos de queja correspondientes, a las denuncias por retardo y denegación de justicia y a las presentaciones varias. Comenzó regir a partir del 14 de octubre de 2013.

En Argentina el término “acordada” se usa de forma semejante al de “resolución” en España.

La notificación electrónica es un procedimiento que reemplaza el envío de cédulas impresas de notificación a un domicilio físico por el almacenamiento de un archivo electrónico en una casilla administrada por el Poder Judicial asignada al letrado,y su uso está amparado por la Ley 26.685.

La Corte Suprema también dispuso que, desde el 1° de noviembre de 2013, la aplicación del sistema de notificaciones electrónicas se extienda a las causas que se tramitan en la Secretaría de Juicios Originarios.

Asimismo,  en los procesos en trámite en la Secretaría de Juicios Originarios se notificará electrónicamente a partir del momento en que los sujetos procesales intervinientes dieren cumplimiento con la carga de constituir domicilio electrónico o del vencimiento del plazo que establezca la Secretaría en la intimación que en cada proceso se les cursará.

Estas disposiciones se concretaron por medio de las acordadas 35/2013 y 36/2013, firmadas el pasado 1 de octubre de 2013. Posteriormente la Acordada 38/2013 estableció la obligatoriedad del sistema de notificaciones electrónicas y aprobó el Plan de Difusión y Capacitación. En su virtud, la obligatoriedad alcanza a todos los expedientes en trámite por ante las Cámaras Nacionales y Federales,
así como Tribunales Orales Nacionales y Federales de todo el país, con excepción de la Cámara Comercial, Cámara de la Seguridad Social y Cámara del Trabajo. Según la citada disposición, a partir del 1° de abril de 2014, la notificación electrónica será obligatoria para todas las causas que se promuevan en todos los juzgados y tribunales de las cámaras nacionales y federales.

Desde la Comisión Nacional de Gestión Judicial informan a los letrados que para recibir las notificaciones electrónicas es muy importante constituir domicilio electrónico. En Argentina, el domicilio electrónico no es una dirección de correo electrónico: es  la casilla asignada al CUIT/CUIL del letrado tras finalizar el proceso de registro y validación. En Argentina, el CUIL (Código Único de Identificación Laboral) es un código con el que ANSES (Administración Nacional de la Seguridad Social) identifica a los trabajadores en relación de dependencia; y el CUIT (Código Único de Identificación Tributaria) es una clave con que la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) identifica a empresas, comercios y trabajadores autónomos.

A continuación se publican algunas consideraciones elaboradas por la Comisión Nacional de Gestión Judicial:

Hitos del Sistema de Notificaciones Electrónicas procesales en Argentina

El sistema de notificaciones electrónicas de la Corte (SNE o SNC) se reglamentó inicialmente en Argentina  en 2011 y se aplica desde:

  • 7 de mayo de 2012: a los recursos de queja por denegación de recurso extraordinario tramitados en Cámaras con asiento en la Ciudad de Buenos Aires.
  • 1° de febrero de 2013: a todos los recursos extraordinarios.
  • 1° de febrero de 2013: a los recursos de queja por denegación de recurso extraordinarios tramitados en Cámaras Federales con asiento en las provincias.
  • 14 de octubre de 2013: los recursos ordinarios y, de ser denegados, los recursos de queja correspondientes, las denuncias por retardo y denegación de justicia y las presentaciones varias.
  • 1° de noviembre de 2013: las causas que se tramitan en la Secretaría de Juicios Originarios.
  • 1° de noviembre de 2013: a medida que se efectúen presentaciones en los procesos en trámite en la Secretaría de Juicios Originarios, se notificará electrónicamente a partir del momento en que los sujetos procesales intervinientes dieren cumplimiento con la carga de constituir domicilio electrónico o del vencimiento del plazo que establezca la secretaría en la intimación que en cada proceso se les cursará.
  •  18 de noviembre de 2013: a todas las causas en que se tramiten los escritos de interposición de recursos ante las cámaras nacionales y federales y en las causas que pasen a instancia de juicio en los tribunales orales en los que el programa de gestión judicial se encuentre implementado.
  •  1° de abril de 2014: a todas las causas que se promuevan en todos los juzgados y tribunales de las cámaras nacionales y federales (postergado  hasta el 19 de mayo de 2014 por Acordada  7/2014)
  • 1° de mayo de 2014. Incorporar   la  notificación   a   Defensores   y   Fiscales   respectivamente,   mediante   el  Código   único   de   identificación   de   Defensorías   (CUID)   y   de   Fiscalías   (CUIF)

Domicilio electrónico

Para poder recibir notificaciones electrónicas es importante constituir domicilio electrónico (Domici1io Constituido E1ectronico), basado en la identificación CUIT/CUIL del letrado ( no existe para personas jurídicas).

La dirección de correo electrónico que se requiere al registrar el letrado en el sistema de notificaciones NO es el “Domicilio electrónico”. Cuando se emite una notificación, se envía un aviso a dicho correo electrónico indicando que se debe acceder al buzón electrónico o casilla electrónica correspondiente al letrado en la plataforma administrada por la CSJN para recibir la notificación. El mensaje recibido en el email del letrado es un anuncio de la notificación, no la notificación propiamente dicha, y tiene el carácter de servicio de cortesía para evitar la necesidad de acceder todos los días a la casilla electrónica administrada por la CSJN para comprobar su existen notificaciones. No se envían por correo electrónico ni la cédula de notificación, ni sus eventuales archivos adjuntos (Fallos, Resoluciones, etc.). El PJN no se responsabiliza de que puedan llegar o no dichos mensajes de cortesía por correo electrónico ya que existen múltiples razones que escapan a su control (agotamiento de espacio para mensajes,  dirección de e-mail mal indicada, servidor indisponible, filtros anti-spam configurados incorrectamente, etc.).

Proceso de constitución de domicilio electrónico:

Se realiza por única vez y habilita al letrado para operar con Notificaciones Electrónicas en todos los tribunales de la Justicia Nacional y Federal que participen de este procedimiento (conforme al plan de implementación gradual).

  1. Registración (Registro): los letrados deben registrarse accediendo al sitio web de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina (CSJN): www.csjn.gov.ar sección/ Notificaciones Electrónicas / Función de Registración. O al sitio web del Poder Judicial de la Nación Argentina (PJN): www.pjn.gov.ar / Servicios disponibles para la Gestión Judicial e Inscripción a concursos / Registración de nuevos usuarios. Allí se encuentra un Instructivo (documentación explicativa y video) que detalla los pasos a seguir para realizar la registración.
  2.  Validación: completada la registración, el letrado deberá presentarse en cualquiera de las oficinas habilitadas (Mesa de Entradas de la CSJN, Cámaras Federales y Nacionales, etc.) a fin de acreditar sus datos provisto de su DNI, Credencial de Matricula y Constancia de Inscripción AFIP/ANSES.

Cumplido ese trámite el letrado queda habilitado para operar con Notificaciones Electrónicas.

Los matriculados en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal pueden realizar un trámite de registración simplificado en la sede de la citada institución.

Otras cuestiones

El procedimiento es obligatorio para los letrados, no es opcional ni alternativo.

Al inicio de una nueva causa el letrado debe denunciar su “Domicilio Electrónico”; si no lo hubiera hecho, podrá informarlo mediante el ingreso de un escrito posterior.

Puede asociarse a una causa, a efectos de notificaciones, un letrado principal y hasta tres secundarios que, estando debidamente habilitados en el sistema, también podrán acceder a las notificaciones que se cursen al principal.

Si el letrado no cumple con lo requerido por el art. 40 CPCCN –declarando en cada causa su domicilio electrónico- o no constituyó domicilio electrónico no se le podrán emitir cédulas de notificación y quedará notificado en los términos del Art. 133 del CPCyCN.

Plazos

El sistema de notificaciones electrónicas no modifica en nada los plazos procesales establecidos por la reglamentación vigente.

Documentación

 

 

Sukuk – Bonos islámicos


Las finanzas islámicas han experimentado un rápido crecimiento en el sector de servicios financieros, incluyendo un rango de productos y servicios que cumplen con la ley islámica, conocida como Shariah, que impide el cobro de intereses (incluso aunque no se correspondan con el concepto de usura).

Desde la década de 1990, las finanzas islámicas han crecido partiendo de la base del cumplimiento de la Sharia por parte de la banca comercial y la financiación de proyectos hasta la creación de fondos de acciones y fondos inmobiliarios que son respetuosos de la ley islámica. Desde comienzos de los años noventa del siglo XX, los instrumentos de administración de liquidez y de renta fija son los denominados “Sukuk” (plural  de “Sak”).

La palabra “sak”  o “sakk” que tiene la misma procedencia etimológica que “cheque”, traducida literalmente significa “título de propiedad”, y se refiere al equivalente islámico de los bonos.

Los Sukuk son certificados financieros estructurados principalmente para cumplir con la prohibición del Islam de cargar o pagar intereses, o “Riba”. Los fundamentos de las finanzas islámicas requieren que no esté involucrado interés (Riba) alguno en las transacciones, que no haya deficiencias contractuales (esto significa que todos los arreglos contractuales sean transparentes, claros para todas las partes, sin cláusulas injustas ni punitivas y con una adecuada alineación de intereses), y que no está involucrada ninguna actividad no ética.

En términos prácticos, estos fundamentos significan que los sukuk  difieren de los bonos convencionales en aspectos muy importantes.

Por ejemplo, la prohibición de intereses requiere que los Sukuk, a diferencia de los bonos convencionales, no paguen intereses. En vez de eso, el Sak  está estructurado de modo tal que el cupón de pagos es realmente el pago de un alquiler, una renta o un rendimiento económico que se transfiere al titular del Sak. Además, a diferencia de los bonos convencionales, el capital no siempre está garantizado por el emisor en el momento del vencimiento. Sin embargo, una compra por separado realizada por un tercero (o el emisor en algunos casos) le brinda a los tenedores de Sukuk la tranquilidad de que el capital principal será abonado en su totalidad. Esta técnica es importante para lograr la protección del capital sin recurrir a un préstamo.

El crecimiento de los Sukuk, como instrumentos con características de renta fija que son negociables libremente en mercados secundarios líquidos, puede ser vista como una respuesta crítica a los desafíos estructurales del continuo crecimiento de las finanzas islámicas. Si bien los Sukuk primero se introdujeron en Malasia a principios de la década de 1990, el primer Sak moderno se planteó a principio del siglo XXI , comenzando en el Sudeste de Asia y en los países del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCEAG) .

Bahréin introdujo los instrumentos Sukuk al-Salam y Sukuk al-Ijara al mercado islámico en el año 2011 en tanto que Malasia fue pionera en junio de 2002 con los Sukuk -al-ljara globales.

A pesar del aumento en la emisión, la demanda de los inversionistas ansiosos por invertir en instrumentos que combinan rentabilidades relativamente altas  con riesgos bajos supera largamente a la oferta. Esta demanda proviene de instituciones financieras islámicas al igual que de administradores de fondos y de grandes patrimonios. Refleja el rápido crecimiento de la industria bancaria islámica y el creciente apetito por instrumentos confiables, que cumplen con la Sharia y que son realmente líquidos.

Potenciales emisores tales como grandes compañías  del Sudeste de Asia y de Medio Oriente, conjuntamente con firmas financieras globales, han estado lidiando para explotar esta demanda. Los emisores en los países musulmanes tienden a ser los bancos, y las entidades soberanas o garantizadas por entidades soberanas. Hasta hace poco, los fondos obtenidos tendían a ser utilizados principalmente para financiar proyectos de infraestructura, aunque ha habido una notable diversificación de emisores en los últimos años.

Ha habido también una notable globalización y expansión de los productos financieros islámicos fuera de sus lugares naturales originales. Para los emisores internacionales, las ofertas de Sukuk han sido un modo de diversificar sus fuente de financiación y de alentar su perfil en el mundo musulmán, en tanto que los gobiernos no musulmanes están inclinados a alentar industrias financieras islámicas locales lucrativas.

Participantes de Mercado

La industria financiera islámica continua estando altamente fragmentada con, según algunas estimaciones, 500 instituciones financieras (por ejemplo, bancos minoristas, bancos de inversión y administradores de activos) que ofrecen productos de finanzas islámicas en más de 80 países. Pocos administradores de activos islámicos tienen mandato global, y aquéllos que lo tienen, en general, tienen la capacidad de ofrecer solamente un nicho de productos.

Las ofertas de productos en las finanzas islámicas se han estado desarrollando rápidamente, pero hasta la aparición del sak  estaban específicamente limitadas a las acciones y a la propiedad inmobiliaria. Sin embargo, el surgimiento de los inversionistas de banca privada en el mundo musulmán y no musulmán requiere una comercialización sofisticada y la ampliación del universo de inversiones. Hay, por lo tanto, ciertas carencias en mercado por productos de renta fija que cumplan con la Shariah que administradores de activos con una sólida reputación internacional en la administración de fondos minoristas y experiencia en administrar fondos que cumplen con la Shariah pueden realmente satisfacer.

Artículo basado en otro titulado “El Auge en el Mercado de Sukuk” cuyo autor es Mohieddine Kronfol, Presidente Ejecutivo de Inversiones Sukuk Global y Renta Fija de la Región MENA de Franklin Templeton Investments

 

100 entradas gratis para el Exchange Summit el 6 y 7 de octubre de 2014 en Barcelona


El organizador de la Cumbre de las Interconexiones Empresariales (Exchange Summit) ofrece un centenar de entradas gratuitas para el evento que tendrá lugar  el 6 y 7 de octubre de 2014 en Barcelona.

Podrán optar a estas entradas los asistentes que cumplan los siguientes criterios:

  • Que procedan de organizaciones con más de 250 empleados 
  • Que dichas organizadciones sean remitentes o destinatarias de facturas electrónicas, o puedan llegar a serlo.
  • Que tengan un papel de cierta influencia en la toma de decisiones sobre selección de prestadores
  • No hayan asistido con anterioridad a un evento de los precedentes (EXPP Summit)

Nota:: No podrán optar a este tipo de entradas gratuitas  los consultores, y los prestadores de aplicaciones o de servicios de facturación electrónica. Su asignación será decidida por el organizador de 

 La distribución de las entradas gratuitas se está determinando y llevó a cabo-por el organizador de la Cumbre  de las Interconexiones Empresariales.

Más información en la Web del evento

El fin de los terceros de confianza


En la LSSI (Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico) se incluyó una previsión en su artículo 25 sobre los terceros de confianza que no se desarrolló posteriormente de forma sistemática, lo que dio lugar a que varias empresas se autodenominaran “Terceros de Confianza” o calificaran como tales de forma amplia a sus servicios que, en realidad estaban bastante limitados por la norma:

Artículo 25 Intervención de terceros de confianza

1. Las partes podrán pactar que un tercero archive las declaraciones de voluntad que integran los contratos electrónicos y que consigne la fecha y la hora en que dichas comunicaciones han tenido lugar. La intervención de dichos terceros no podrá alterar ni sustituir las funciones que corresponde realizar a las personas facultadas con arreglo a Derecho para dar fe pública.

2. El tercero deberá archivar en soporte informático las declaraciones que hubieran tenido lugar por vía telemática entre las partes por el tiempo estipulado que, en ningún caso, será inferior a cinco años.

En primer lugar, muchos de los servicios que se “venden” como de terceros de confianza, en realidad actúan como encargados de tratamiento para una de las partes, mientras que la otra (u otras) ni siquiera son consultadas sobre si desean pactar la intevención del “tercero de confianza”.

Pero, además, el lógico desarrollo legal de la figura del “tercero de confianza” no se produjo, y los detalles de interpretación se dejaron al criterio más o menos especializado de expertos interesados en promocionar su propia solución. La figura del depósito extrajudicial (Art 1763 del Código Civil) y las previsiones del contrato de depósito permitieron arropar jurídicamente el concepto tecnológico, y las orientaciones de la literatura anglosajona sobre  “Trusted Third Party” propia de otras legislaciones se fueron aplicando a falta de algo mejor. En el concepto de TTP (Trusted Third Party) o de TdC (Tercero de Confianza)  se incluyeron los Prestadores de Servicios de Certificación, que, por otro lado debían respetar una ley específica (Ley 59/2003) y disposiciones en mútiples otras (Ley 11/2007 y Ley 18/2011, además de normativa subordinada).

Ahora con la aprobación del  REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO relativo a la identificación electrónica y servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior y por el que se deroga la Directiva 1999/93/CE se establecen obligaciones concretas para los Prestadores de Servicios de Confianza Digital, incluyendo un esquema de supervisión de sus actividades y la obligatoriedad de realización de auditorías.

Ya no vale con que una entidad diga que es un “Tercero de Confianza”, ahora hay que demostrarlo.

Transmisión de titularidad de documentos electrónicos


Los documentos en papel quedan singularizados por su soporte y la mera transmisión de la propiedad del soporte puede implicar el ejercicio del derecho de lo que en ellos se haga constar.

Esto es así en los denominados “títulos valores” que reflejan la propiedad de una fracción de una empresa y un derecho de cobro de dividendos y en los denominados “títulos cambiarios” en los que se reseña el derecho de cobro de una determinada cantidad al librado.

Pero hay muchos otros documentos cuya mera posesión representa algún derecho o algún valor: un billete de banco, un billete de lotería, un sello, una entrada a un espectáculo, un billete de un medio de transporte (“título de transporte”),…

¿Qué sucede cuando se desmaterializa el documento pero es preciso llevar a cabo la misma función electrónicamente?

Es necesario concebir un tipo de documento electrónico en el que se aplique el concepto de “unidad de fin”. Un tipo de documento electrónico que permita diferenciar el original de la copia, de una forma que llegue más lejos que la de aplicar un convencionalismo (por ejemplo, en el caso de la factura electrónica, el originador custodia la “copia” y el destinatario el “original” porque, aun siendo ambos documentos exactamente iguales, el requisito formal de posesión del original atribuye al destinatario el derecho a la deducción del impuesto de valor añadido).

La práctica empresarial y mercantil ha desarrollado al cabo de los años soluciones ad-hoc, que han resuelto el problema en varios supuestos: los sistemas de anotaciones en cuenta vinculados a la compensación y liquidación de valores, los sistemas de transferencias electrónicas de dinero, los sistemas de reserva de vuelos o viajes por otros medios,…

También se han desarrollado experimentos y proyectos piloto para la gestión de títulos cambiarios, como el que yo mismo promoví a mi paso por FESTE en 1999 (proyecto Pista-Títulos Cambiarios Electrónicos que se desarrollaría los años siguientes con la contribución de varias entidades: Tecsidel, Bufete Roca Junyent Advocats, FESTE, Banco Sabadell, Grupo Adepa,  Safelayer, Transeca y EsCERT-UPC)

Sin embargo, hasta la fecha no se contaba con una solución genérica capaz de hacer frente a todos los retos que el mundo digital presenta para los documentos electrónicos en los que se deba diferenciar el original de la copia y respecto a los que se pueda establecer la propiedad de ser necesario, gestionando la transmisión o endoso de documentos electrónicos.

La herramienta se denomina Cartulario, que ahora incluye la funcionalidad de gestión de aceptación y endoso con firma electrónica, y gestiona vencimientos gestión de incidencias (impagos, protestos y soporte a gestión litigiosa). Para más información contactar con EADTrust en el +34 91 7160555

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.392 seguidores